La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 16 de mayo de 2012

2014...















Os dejo con un breve relato futurista de política-ficción:


Los europeos de finales de la primera década del siglo XXI no pudieron pensar jamás que el continente volvería a repetir los horrores del siglo XX en pocos años. La Unión europea, el antídoto contra las guerras que habían asolado el continente, se convirtió en un veneno que tuvo el efecto contrario del esperado. Los actores se repitieron y gracias a eso hay personas que se han convencido de que el continente tiene un destino fatal del que no puede escapar.

La repetición de las elecciones griegas de 2012 llevó al líder de Syriza, Alexis Tsipras, al poder. El líder de Syriza planteó un ultimátum a Bruselas y Berlín para renegociar las leoninas condiciones del Memorándum, sin embargo la canciller Merkel hizo caso omiso. Merkel dijo que si no cumplían no les daría dinero, y Tsipras dijo que si no le ayudaban declararían la quiebra, y Merkel contraatacó diciendo que si declaraban la quiebra los expulsaría de la unión.
Finalmente el líder griego, al no poder conseguir su propósito, convocó un referéndum para ver si sus ciudadanos aceptaban el default, salir del euro y de la UE. El referéndum lo ganaron los favorables a mantenerse en el euro por un margen muy estrecho, y el gobierno de Tsipras dimitió y convocó elecciones nuevamente. Syriza sorprendentemente volvió a ganar pero tuvo que gestionar la economía en base a las exigencias de Berlín mientras pudo. Su única aportación fue la exigencia continua de que se reformase el BCE para salvar de la quiebra al sur de Europa, petición que hacía día sí día también al presidente francés Hollande.

En España y en Italia los problemas fueron acrecentándose desde inicios de 2012. En Italia las elecciones de 2013 las ganó una coalición de izquierdas que intentó renegociar las exigencias de recorte del déficit con el mismo éxito que los griegos, o sea ninguno.
En España la situación económica se deterioró de forma radical de mano de los fuertes recortes. La presión en la calle produjo incluso la ruptura dentro del partido gobernante, el PP, entre los que pretendían seguir con el recorte del déficit y los que querían aliarse con griegos, franceses e italianos para forzar un cambio en el BCE que permitiese la financiación de las agónicas economías del sur. El PP se partió en dos, el PSOE también con un ala izquierda cada vez más anti alemana. Entre tanta protesta, hundimiento económico e inestabilidad política se tuvo que adelantar las elecciones generales a finales de 2013, elecciones que acabaron con el bipartidismo y trajeron tres nuevos actores a escena: La izquierda socialista (escisión del PSOE), Democracia y libertad (escisión anti-austeridad del PP) y el Frente Amplio Nacional, partido de extrema derecha formado por la unión de los pequeños partidos extremistas dispersos. Finalmente se formó una coalición transversal entre IU, Izquierda socialista y Democracia y libertad con objetivos parecidos a los del gobierno griego y el italiano.
Todos estos gobiernos estaban expectantes sobre lo que pasaría en Alemania, pues la canciller Merkel se jugaba su futuro en las elecciones de otoño de 2013. También lo estaba François Hollande, que en su año de presidencia no había conseguido más que unas mínimas correcciones en el plan de austeridad extrema de Merkel, correcciones insuficientes y que habían generado una decepción generalizada sobre su persona.

Europa estaba objetivamente partida entre norte y sur, entre crecimiento y austeridad. En este contexto la canciller Merkel fue recortando terreno electoral al SPD convirtiéndose a sí misma en la personificación los intereses de Alemania frente a los intereses sureños, que representaban sus rivales según su maniquea propaganda. De estar derrotada de antemano a mediados de 2012 pasó a recuperar terreno y, antes de las elecciones, ya estaba por delante en las encuestas. Las elecciones le fueron incluso mucho mejor que las encuestas pues sacó un resultado histórico que le permitió gobernar prescindiendo de los liberales.
Engrandecida por su victoria la canciller fue todavía más inflexible en su política y empezó a hablar de sancionar a todo el mundo y de expulsiones de la unión. Esto radicalizó a las opiniones públicas de los países del sur cada vez más asfixiados y dejo en medio de la nada a Hollande, hombre tranquilo y con tendencia al pacto al que ya nadie hacía caso.
Todo se precipitó a principios de 2014 en un acto público de la canciller en Berlín. Un joven griego, que había llegado a Alemania para la ocasión, aprovechó un momento en que Merkel se acercó a la multitud para pegarle tres tiros. La canciller no llegó viva al hospital. El joven griego se suicidó cuando se vio acorralado por la policía, dejando un testamento del mismo modo que hacían otros muchos en la Europa del sur, moda lúgubre que se había extendido como un virus ante la situación económica extrema en que vivía mucha gente.
El testamento del joven era un repaso de su vida. El chico pertenecía a una familia de clase media. Había estudiado en la universidad, pero jamás encontró trabajo más allá de dos meses de verano trabajando de camarero en una zona de costa. Sus padres se habían quedado en paro los dos, perdieron la casa por no poder pagar la hipoteca y tuvieron que irse a vivir con los abuelos que cobraban una mísera pensión después de los continuos recortes de las mismas en Grecia. Su relato era el espejo de millones de europeos de clase media que habían acabado en la marginalidad. Culpaba de todo a Merkel y a la austeridad alemana y por eso había decidido matarla.

Tras los protocolarios funerales, convertidos en funerales de estado, el nuevo Canciller Alemán comenzó a usar un lenguaje belicista. Aseguró que el chico formaba parte de un grupo terrorista organizado (realmente formaba parte de una organización política de extrema izquierda no relacionada con la violencia) y exigió a Atenas la ilegalización de esa organización y la detención de sus líderes. Tsipras se negó, en parte porque estaba necesitado de recuperar la aprobación de su pueblo pero también porque no había ninguna prueba de que esa organización tuviese intenciones criminales.
La tensión entre Berlín y Atenas fue creciendo y llegó un punto en que la estrangulada economía griega no pudo más y declaró la quiebra, pero sin salir del euro. El gobierno alemán sumó la quiebra a la lista de agravios (los principales afectados eran los bancos alemanes) y comenzó un procedimiento de urgencia para expulsar a Grecia de la unión monetaria, la UE y para marginarla diplomáticamente del resto del mundo.
Cuando estas escaladas se suceden es muy difícil pararlas. Mientras los alemanes querían dejar a Grecia aislada del mundo los griegos rompieron todos los contratos con empresas alemanas, se negaron a reconocer la deuda en manos de empresas y bancos alemanes y expulsaron a los diplomáticos de ese país. Entonces Alemania dijo que no pensaba reconocer Schengen y expulsó a todos los ciudadanos griegos de Alemania.
La cumbre de la UE para expulsar a Grecia se convirtió en el acta de defunción de la UE. España e Italia (junto a Irlanda, Chipre y Bélgica) apoyaron a los griegos y exigieron a Berlín el cese de amenazas y que dejase de controlar del BCE e imponer su autoridad. Alemania, apoyada por Austria, Dinamarca y Finlandia activamente (y otros estados del este) dijo que, o se expulsaba a Grecia o ella abandonaba la unión con sus aliados.
Francia en ese momento estaba ya muy escorada hacia los intereses del sur, a pesar del talante de su presidente. La economía francesa estaba en recesión, la prima disparada y sus problemas económicos se multiplicaban. En el terreno político el Frente de izquierdas y el Frente nacional sacaron muy buenos resultados en las elecciones legislativas de 2012 y el primero de hecho estaba en el gobierno con los socialistas. Ambos frentes estaban totalmente enfrentados a la canciller Merkel y a Alemania. El ministro de exteriores francés, del frente de izquierdas, era claramente proclive a los intereses del sur.
Hollande al final entendió que era él quien debía liderar el sur y se alió con España, Italia y Grecia. La unión europea fue finiquitada esa noche.

Cinco días después, primero de noviembre de 2014, el gobierno alemán dio un ultimátum a Grecia. O se reconocía la deuda a los bancos alemanes y se ilegalizaba la organización a la que pertenecía el joven que mató a Merkel, o el ejército alemán se movilizaría hasta la frontera griega.
Tsipras se negó a cumplir las exigencias alemanas, formó un gobierno de concentración, movilizó al ejército y pidió auxilio a Francia y al resto de países del sur. Los países del sur, que estaban camino de formar una confederación, amenazaron a Alemania diciendo que, si entraba en territorio griego, le declararían la guerra. Los franceses estaban convencidos, además, que el Reino Unido apoyaría a la confederación del sur aunque realmente no se habían pronunciado en este conflicto, y que gracias a eso Alemania no se atrevería a tomar ninguna decisión que pasase del ámbito diplomático. Se equivocaron.
A mediados de Noviembre el ejército Alemán se movilizó hacia la frontera Griega a través de Bulgaria. Al entrar en territorio griego la confederación del sur le declaró la guerra a Alemania y, por extensión, a Austria que también movilizó a su ejército. La tercera gran guerra europea había comenzado.
No tardarían los alemanes en estar a las puertas de París….

12 comentarios:

  1. "Esta crisis será como la Tercera Guerra Mundial, pero sin balas"
    (Juan Roig dixit 2009, presidente de Mercadona)

    DEATH TO MY HOMETOWN (Bruce Springsteen)
    "No hubo cañonazos, ni nos mataron con rifles; no cayeron bombas desde el cielo, ni la sangre empapó el suelo...ni ciudades se incendiaron, ni ejércitos barrieron las playas por las que morimos, ni dictadores se coronaron. Los malvados atacaron a oscuras y trajeron la muerte a mi ciudad...y trajeron la muerte a mi ciudad

    Ellos destruyeron nuestras familias y nuestras fábricas y nos quitaron nuestras casas dejando nuestros cuerpos a la interperie (...) Envía a los magnates y a los avariciosos al infierno cuyos delitos han quedado impunes y trajeron la muerte a mi ciudad...y trajeron la muerte a mi ciudad"
    http://youtu.be/W1SR2_hhLVM

    «Hay peleas para quedarse con la comida de la basura. Ésa es la situación». Adolfo Rivas, director de Cáritas Asturias dejó claro que la crisis económica está golpeando duro a la región, tanto como para que haya disputas por lograr alimentos tirados a los contenedores.

    http://www.elcomercio.es/v/20120516/asturias/peleas-para-quedarse-comida-20120516.html

    Pero aquí no es esa la preocupación. La gente anda muy deprimida porque el Real Oviedo se hunde y, sobre todo que el Sporting de Gijón ha bajado a segunda. En un vídeo de hace unos días en la prensa regional hubo hasta gente que le parecía un auténtico drama y palabras literales "Yo sin el Sporting no tendría razón de vivir".
    Echate otro culín hooo...

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja... no me ha gustado la segunda mitad.

    Necesito pensar la respuesta con calma.

    Yo creo que Grecia esta fuera del Euro si o si, por si bien y por el nuestro. No veo demasiados problemas para Espanya e Italia. Fluira el credito para que no agoten las reacciones de los gobiernos.

    Veo un ejercito pero no en Europa sino saliendo de Europa hacia el Este...

    Buen intento :)

    ResponderEliminar
  3. Lo que me parece menos creíble de tu relato es que el PP se parta en dos, aunque también está lo de que se forme una (ruinosa) confederación del sur y que Alemania invada Grecia de esa manera.

    ¿Has leído este artículo de Nial Ferguson?

    http://online.wsj.com/article/SB10001424052970203699404577044172754446162.html

    ResponderEliminar
  4. Bueno, como he dicho en otro sitio lo que trataba de hacer era aquello que dicen los actores de "contar una historia de mentira para poder contar la verdad". El origen de la idea fue mi pensamiento de que los Griegos no van a aguantar mucho más esta situación y que si hay gente que se está suicidando no sería tan raro que alguien quisiese matar a la canciller alemana, y más ante la germanofobia que se está generando en ese país. Por otro lado creo que me he inspirado lejanamente en un episodio de la serie Fringe llamado "Letters of transit" que no tiene absolutamente nada que ver con esta temática pero es una especie de proyección al futuro como la que he hecho yo.

    Francisco,

    Yo creo que lo más difícil es la invasión de Grecia de esta manera, que es algo que ahora mismo no nos podemos ni plantear. Lo de la partición del PP al final sería parecido a lo que ha pasado en Grecia, y la confederación del sur tampoco me parece tan descabellada (¿ruinosa? Pues oye igual que los países individualmente). Tampoco pretendía hacer una profecía certera, que conste.
    Acabo de leer el artículo de este señor, más meditado que el mio pero muy marcado por la visión "anglosajona" de la economía y la política internacional. Si me preguntas que me parece lo menos probable te diría que lo de Irlanda. En cualquier caso no creo que desees este futuro de jardineros para nuestros compatriotas.

    Bitdrain,

    ¿Un ejército hacia el este??? ¿De emigrantes dices? No sé como interpetar esa frase...
    Ya sé que la historia que he contado es muy pesimista, pero creo que entiendes perfectamente lo que quiero decir: Estas políticas de austeridad extrema nos están llevando a la partición "sentimental" de la UE y están llevando al extremo a la Europa del sur.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Pues yo le vi cierto parecido a la guerra civil estadounidense: Estados del sur que se independizan y forman una confederación, un presidente asesinado, el norte que invade al sur,...

    No observo ningún debate ideológico en el PP ni mucho espirítu crítico. Con la salvedad de Esperanza Aguirre, el PP es bastante uniforme: conservador y estatista.

    Organizar una confederación de paises ruinosos no creo que sea útil ni creo que la sociedad lo quiera. Lo mejor es que cada país se sanee por su cuenta y después ya se verá.

    A lo mejor es que, aunque se trata de un simple relato de ciencia ficción, no has explicado a qué te refieres con una confederación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Pedro,

    Mi vision a corto plazo es mas optimista que la tuya, considerando corto plazo hasta principios de septiembre.

    Yo creo que vamos hacia una contienda belica de primera magnitud y observo una gran unificacion Europa-Rusia. Turquia emerge como potencia y Francia y UK pasan a depender de Alemania.

    Una de mis ideas de fondo, a la que no le doy mucha credibilidad, es que un pueblo rodeado de miseria o penurias economicas es mas receptivo a gobiernos represivos o dictatoriales que son los que curiosamente vienen bien para combatir en una guerra.

    Occidente y el neoliberalismo reinante no permitira la unficacion de los paises arabes, necesitan que esten enfrentados y divididos. Tampoco interesa que los casi 3 billones de ciudadanos indios y chinos se suban al carro del consumo y control de los recursos energeticos mundiales.

    Ese es el escenario que yo preveo. Siria no es mas que un ejemplo tactico, tradicional area de influencia rusa y, ahora, turca.

    Iran es aliado de primera magnitud de China y principal exportador de petroleo a Asia.

    Llamadme loco pero tiempo al tiempo...

    ResponderEliminar
  7. Como ficción futura me ha gustado. Creo que muchos notamos que se está cocinando una tragedia europea, por no decir mundial, ya que, entonces, el llamado Tercer mundo diría, con toda la razón, que la tragedia viene de antiguo.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Joderrrrrrrrr qué pensada, elementos balcánicos, alemanes, la historia se repite. Esperemos que no. Y esperemos que el tiro a Merkel se lo pegue ella misma en el pie.
    Salud

    ResponderEliminar
  9. Hola Pedro.

    Je, je. Muy interesante tu recreación de política-ficción. No andas desencaminado cuando dices que todo puede acabar en una guerra, es lo que suele pasar con las crisis económicas como esta. Pero desde mi punto de vista observo algunas cosas de las que dices poco creíbles como la victoria de Merkel, el adelanto de las elecciones españolas con la mayoría absoluta del PP, o la imagen de líder de Francia. Tampoco contemplas ningún papel para los EEUU, (recuerda que están en Polonia) o Rusia y tampoco estimo muy posible la invasión por Bulgaria, hoy en día con los medios modernos los ejércitos serían detectados mucho antes, ya no es posible la guerra relámpago de la 2GM. Pero bueno, me parece un buen intento, sí señor. Me ha gustado tu imaginativa recreación.

    ResponderEliminar
  10. Rubén,

    Bueno entiende que es muy difícil hacer una historia bien estructurada en el espacio de un post. La idea a la que quería llegar era al asesinato de Merkel y a la guerra, aunque he tenido que enlazar muy rápido los hechos y quizá quedan bastante poco creíbles.

    Paco,

    Has pillado muy bien la idea "balcánica" del asesinato de Merkel ;-)

    Por cierto, hace tres años, en Julio de 2009, también hice una entrada parecida a esta proyectándome hacia el futuro. No lo había leído desde entonces y me ha sorprendido hacerlo ahora.
    Si podéis leerlo y decidme, ¿Qué pensáis? ¿Tan desencaminado he ido?

    http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/1248724560/cuento-del-futuro/

    Saludos,

    ResponderEliminar
  11. Pedro.

    He leído tu entrada anterior y me parece que menos en la victoria del PP no has estado muy fino.

    ResponderEliminar