La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 3 de mayo de 2012

¿Es legítimo el gobierno de Mariano Rajoy?















Hace unas semanas Nicolás Mengual del blog el viaje de Ulises, Enrique Casanova del blog La promesa de los lagos de Pokara y yo entablamos una discusión sobre la legitimidad del gobierno Rajoy en un par de hilos en los que se comentaba esa idea.
En ningún momento se cuestionó la legalidad del gobierno, que es absolutamente legal al ganar unas elecciones democráticas y limpias, sino de la legitimidad del mismo que es algo diferente. El argumento que defendían quienes decían que no era un gobierno legítimo es que ha violado hasta el extremo todo su programa electoral y ha hecho todo aquello que dijo que no haría. El gobierno ha llegado al poder en base a un programa electoral determinado, que se supone que es lo que vota el elector. Si, ya en el poder, se dedica a hacer lo contrario de lo expresado en el programa y de lo prometido en público, ¿se mantiene la legitimidad del gobierno?
En ese debate sostuve que sí, que éste seguía siendo un gobierno legítimo, pero quiero recuperar el debate porque mi opinión es eso, una opinión, que está sostenida por unos argumentos a los que se les puede oponer otros igualmente razonables.

Quiero explicar un poco mi punto de vista ahora que ya sabéis mi conclusión. No es que crea que un gobierno tiene legitimad por contar con una legalidad en origen independientemente de sus actos. Hay circunstancias que podrían quitarle legitimidad a un gobierno. La más evidente sería una violación de la propia constitución o de las propias leyes de forma grave, lo que directamente lo llevaría a ser un gobierno ilegal. Pero también hay métodos de perder la legitimidad, que de forma abstracta podríamos resumir en el hecho de que un gobierno actuase en contra del mandato que le han dado los ciudadanos y/o actuase desde el poder de forma contraria a los intereses de la población.
Para no crear confusiones creo que debemos definir qué es un incumplimiento de un programa electoral o de una promesa electoral. Creo que debemos saber diferenciar bien que es una promesa “tangible” de una promesa “vacía” y con esta diferencia podremos entender qué es un incumplimiento y qué no.
Por ejemplo, un político puede decir “vamos a generar dos millones de puestos de trabajo”. Esto, realmente, no es una promesa tangible, lo que es esto es una especulación, un deseo, una previsión, quizá venta de humo, pero no una promesa tangible. No hay una varita mágica que cree puestos de trabajo, ni siquiera las previsiones de creación de empleo de una inversión son certeras. Sin embargo si dijesen “vamos a crear dos millones de empleos en la administración pública” eso sí sería una propuesta tangible, pues la administración sí tiene el poder de crear puestos de trabajo. Luego será más o menos conveniente, posiblemente la coyuntura hará inconveniente cumplir cierta promesa, y ahí ya se valorará si es un incumplimiento grave o no, algo que concluiremos con el análisis de la situación en que lo dijo, la seriedad de la propuesta y otros factores. ¡Ah! Y creo que incumplimientos graves del programa electoral deberían llevar a la dimisión del gobierno y a la convocatoria de nuevas elecciones, que conste.

Bien, entonces ¿por qué defendí yo que el gobierno de Rajoy era legítimo? ¿No está actuando objetivamente en contra del mandado que le han dado? ¿No es la violación del programa electoral la más clara prueba de que está incumpliendo su compromiso con los ciudadanos? ¿No ha cometido incumplimientos graves de su programa electoral?
Sí, está violando el programa electoral y ha realizado incumplimientos de sus promesas no graves, sino gravísimos. “No voy a tocar la sanidad y la educación” “No vamos a subir los impuestos” “No vamos a abaratar el despido”, etc, etc. Son promesas tangibles, claras y sin posibilidad de interpretaciones diferentes.
Esto es un hecho y yo, desde aquí, exijo que el gobierno dimita por mentiroso y por engañador y que se vaya a unas nuevas elecciones con las cartas sobre la mesa y en las que se diga la verdad. Debo exigir esto por sentido común, por compromiso democrático y por mi creencia y aspiración de que debemos estar en una democracia responsable. Pero, aún así, aunque crea que este gobierno debe dimitir por mentiroso no lo considero ilegítimo.

La razón por la que no lo considero ilegítimo es porque creo que, realmente, no están actuando contra el mandato que se les ha dado. Está actuando contra sus promesas y compromisos pero no contra la voluntad de los millones de votantes que ha tenido que, muy mayoritariamente, siguen defendiendo al gobierno de forma, para mí, incomprensible.
La explicación de esto es simple. En España desgraciadamente no se vota un programa electoral, no se votan unas ideas y unas propuestas, en España se vota compulsivamente (la mayoría) o reactivamente (muchos). Esto es la puñetera realidad, y no es nada bueno para el país pero es así.
A Mariano Rajoy no se le ha votado por su programa electoral, porque si se le hubiese votado por su programa electoral serían los propios votantes del PP los que estarían indignados ante como se ha pervertido su voto y serían los primeros en llamar a la movilización. A Rajoy se le votó porque era “el otro”, porque era el que había para quitar a Zapatero en quien se personificaron los males del país de forma absurda. Se le votó en base a la nada, se le votó otorgándole una condición casi mesiánica de que con su presencia iba a solucionar la crisis. Todo esto es absurdo lo sé, pero es cómo funciona el cuerpo electoral en España. A Rajoy nadie de los suyos le está pidiendo explicaciones por la flagrante violación del programa porque a nadie le importaba lo más mínimo el programa, nadie se lo creía y muy pocos se lo leyeron siquiera.
Por lo tanto el mandato del votante del PP fue: “Haga usted lo que le dé la gana y sáquenos de la crisis”. Y, al igual que con las promesas, aquí hay peticiones tangibles y abstractas. “Sáquenos de la crisis” es una petición abstracta y por lo tanto no se le puede exigir que la cumpla, mientras que “haga usted lo que le dé la gana” es un mandato tangible. Y en eso está, haciendo lo que le da la gana y destruyendo al país viernes sí viernes también mientras sus votantes no le dicen nada ni van a la sede del PP a llamarle sinvergüenza y a exigir que cumpla con el programa que presentó, que es lo que deberían hacer. Al final quienes nos quejamos somos los que no le hemos votado, los que llevábamos meses avisando de lo que venía y de cuál era la situación.

Ya sé que esto no puede ser, que un gobierno no puede violar su programa electoral sin consecuencias porque esto llevaría a establecer algo peligrosísimo, pero esto es lo que hay. Las encuestas, las opiniones de los votantes del PP y la sumisión de todos los militantes y cuadros del partido demuestran que hay una aceptación generalizada de estas violaciones.
Y esto es problema fundamentalmente de la democracia vacía que tenemos. Nosotros, los españoles, ni sabemos ni queremos saber cómo se ejerce correcta y críticamente una democracia. Creemos que democracia es votar cada 4 años y esto no es así. La democracia necesita una exigencia al gobernante, un respeto por el propio voto emitido (no permitir que te lo degraden de esta manera), una intransigencia inquebrantable hacia el mentiroso, el corrupto y el sinvergüenza. Eso es lo que no tenemos y eso es lo que permite que se den situaciones como estas.
Por lo tanto sí, este es un gobierno legítimo en tanto en cuanto está haciendo lo que sus votantes le dijeron: “Haga usted lo que le dé la gana”. Y si me equivoco, que deseo equivocarme, serán los votantes del PP quienes me lo tendrán que demostrar.

20 comentarios:

  1. Pues yo no estoy de acuerdo. El hecho de que los votantes del PP no se leyeran el programa, o el contrato, y votaran a tontas y a locas, no legitima al Gobierno que incumple no sólo el programa y las promesas electorales sino los pilares ideológicos sobre los que ambos se sustentan. De hecho, en otros ámbitos de la vida, que el comprador no se lea el contrato de compraventa y la letra pequeña, o no quiera leerse, o pase olímpicamente de todo y permita que haya letra pequeña, no permite a las partes saltarse el contrato tal y como está firmado. Pues aquí lo mismo. El programa está, se puede leer, es público y accesible, y los mítines también, y si no quieres oir, ni ver ni ná, y luego vas a votar y ves que nada de lo prometido, puedes argumentar que el contrato lo ha roto de manera unilateral un Gobierno ilegítimo. Es mi opinión.

    ResponderEliminar
  2. Ese es el debate Enrique y mi opinión es la contraria a la tuya porque entiendo que si un programa electoral fuese un contrato directamente estariamos ante un gobierno ilegal, no ilegítimo.
    Y no lo es, y por lo tanto la ilegitimidad se basaría en la percepción que ambas partes (electores y gobierno) tengan del documento en cuestión. A la vista está que el gobierno no le otorga la más mínima importancia al programa, y por lo que percibo los votantes del PP tampoco. Así pues se convierte en papel mojado y los que nos indignamos por su incumplimiento somos precisamente los que no lo validamos y no formamos parte del "acuerdo".

    Para mí la ilegitimidad llegará cuando los votantes de ese partido exijan el cumplimiento del programa prometido. Mientras tanto, no veo más que un incumplimiento de mutuo acuerdo, y eso no ilegitimiza a quien lo hace. Sarna con gusto no pica ¿no?

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Yo entiendo que el Gobierno de don Mariano ha cumplido la legalidad escrupulosamente. Ha obtenido una mayoría absoluta indiscutible en un proceso impecablemente democrático. No tengo la más mínima duda. Tampoco tiene ninguna obligación legal ni de cumplir su programa electoral, ni de cumplir ninguna de sus promesas de campaña. Si no fuera así ha tiempo que se habría establecido un mecanismo legal para poder denunciar al Gobierno por ese incumplimiento; y no es que no se haya intentado, a mí me constan, al menos dos intentos, que acabaron en absoluto fracaso. Pero, otra cosa es la legitimidad, ya que ésta debería basarse en ese cumplimiento escrupuloso de su programa electoral, de sus promesas de campaña y de la ideología que dice defender - y que conste mi más absoluto y radical desacuerdo con todos estos extremos - cuando se encuentra en Moncloa. Es mi opinión, claro.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pedro, no sé si te acuerdas de mi porque hace tiempo no digo nada, soy Alberto, lector tuyo y de Alfredo.

    No he entendido este artículo del todo. No entiendo lo que quieres decir con "legítimo" aunque si es lo que sospecho que quieres decir, en todo esto lo siento mucho pero "la izquierda", en sentido amplio, tiene parte de la culpa. Fíjate que ningún partido de izquierdas, que se sepa, está sembrando esta duda a través de medios y actos como más movilizaciones. No me vale eso de que "tiene mayoria", porque tambien Hitler la tenia. Hay momentos que exigen más caña ya que todo el modelo social, el poco que teníamos, está en juego.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Alberto,

    Con legítimo quiero decir que está actuando naturalmente en función del mandato popular que se le ha dado, que no ha desnaturalizado el hecho por el que ha sido elegido y que está actuando conforme a la ética del gobernante. Este tercer punto (el de la ética) está claramente en duda, pero como sí creo que está actuando conforme al mandato recibido y por eso no me atrevo a defender su ilegitimidad. Reconozco, no obstante, que hay debate.

    Yo también me preguntaba el otro día como los partidos de la oposición no usan este argumento de la ilegitimidad para hacer oposición. En el caso del PSOE la respuesta es clara: Ellos también hubiesen sido un gobierno ilegítimo entonces, porque Zapatero violó los principios de su partido y sus electores desde Mayo de 2010. El PSOE no puede hacer oposición en este terreno porque todo lo criticable al PP lo han hecho ellos antes, aunque no fuese en este grado.
    Lo que ya no entiendo es como IU o UPyD no usan este filón. La respuesta a esto me temo que es la dolorosa falta de capacidad de nuestros políticos para ejercer la oposición fuera de los parámetros prefijados.

    Enrique,

    Lo de la exigencia legal de cumplimiento del programa es una cosa que a mi me parece peligrosa. Creo que hay momentos en una legislatura en que el gobierno debe tener margen de acción o debe ser capaz de cambiar cierta política aunque la propusiese en campaña. Claro, eso es una cosa y otra es violar todo tu programa electoral en 4 meses. No obstante siempre he pensado que a esto se le debe dar una solución democrática, es decir, esto es algo a dirimir en las urnas y en la acción ciudadana y en base a una actuación responsable de los ciudadanos. Y si las cosas llegan a puntos como este, en base a una presión social asfixiante al gobierno, a las administraciones y al propio partido que gobierna (hay que buscar la división en el propio partido que gobierna).

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Este debate tendría algo de sentido si alguien se hubiese leído el programa electoral del Partido Popular, pero no es el caso.

    Por otro lado, asumo que cualquiera que se haya tomado la molestia de leer el programa del Partido Popular y sea lo suficientemente inteligente como para entenderlo, sabía que cualquier decisión (económica) del Gobierno español estaba condicionada al visto bueno de Merkel.

    Por último, una apreciación que no contribuye al fondo del debate: aunque entiendo lo que quiere decir con su distinción entre ilegítimo e ilegal, no creo que exista tal diferencia de significados entre ambas palabras.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Yo no creo que sea condición "sine qua non" leerse el programa del PP o acudir a los mítines de campaña para concluir que el Gobierno de don Mariano, que es totalmente legal porque está apoyado en la legalidad vigente, es decir, cumple escrupulosamente todos los preceptos legales, es absolutamente ilegítimo porque la mayoría absoluta se sustenta en un engaño generalizado al electorado. Que puede que parte, no sé cuantificarla, de ese electorado sea imbécil profundo, pero en mi opinión, ni aunque todo el electorado español fuera gilipollas, que no lo es, esto es eximente alguno.

    El Gobierno de don Mariano ha engañado al electorado, ha mentido a la opinión pública y le ha tomado el pelo a su propia militancia. Y en mi opinión, teniendo en cuenta que la estafa es indiscutible, y aunque en conjunto quienes han votado al PP fueran borderlines, el Gobierno es ilegítimo. Es necesario, desde mi punto de vista, dejar bien claro esto para exigir la convocatoria de elecciones generales anticipadas ya, con el programa real y sin estafas. Para que la ciudadanía decida sabiendo lo que vota. Y si luego vota de nuevo a don Mariano, pues sea.

    ResponderEliminar
  8. Yo no he negado que el Partido Popular haya mentido, he negado que la gente haya leído el programa electoral del Partido Popular y que haya votado en función de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo insisto en que es irrelevante, para determinar su legitimidad, si el electorado se ha leído el programa electoral o no.

      Eliminar
    2. No es nada irrelevante. Que el Partido Popular mintiese no significa que el electorado se sienta engañado y que el gobierno sea ilegítimo.

      ¿Qué pasa si yo voté al Partido Popular porque me gusta la gaviota de su logotipo?

      Eliminar
    3. Quise decir "haya sido engañado", no "se sienta engañado".

      Eliminar
  9. Por cierto, ¿sería usted capaz de establecer de forma objetiva y precisa la fecha (año, mes, día, hora, minuto y segundo) en la que el Gobierno se volvió ilegítimo?

    Me interesa mucho su respuesta.

    ResponderEliminar
  10. No sé en qué momento exacto don Mariano y sus correligionarios se convirtieron en Gobierno ilegítimo ¿Importa eso? Lo cierto es que, en mi opinión, hoy, 5 de mayo de 2012, a las 15:19, lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que importa, ya que estoy poniendo en evidencia lo absurdo de su opinión.

      Aparte de que ilegal e ilegítimo son sinónimos y el Partido Popular no es ni lo uno ni lo otro ya que no existe ningún requerimiento legal de cumplir el programa electoral; no existe ningún mecanismo objetivo para comprobar en qué medida un partido político está incumpliendo su programa electoral ni existe un límite objetivo para declararlo ilegítimo (?).

      Pongamos por ejemplo el IVA, que si no me equivoco su tasa normal se encuentra en el 18%:

      - ¿Qué pasa si un partido que se compromete a subirlo una décima lo acaba subiendo dos décimas? Al ser solo una diferencia de una décima, ¿se lo podemos perdonar?

      - Pero que pasa si la diferencia aumenta. Si lo sube, o baja, un punto, ¿ya no es legítimo?

      - Por otro lado, tampoco se pueden comparar aspectos del programa electoral: no es lo mismo incumplir algo relacionado con los impuestos que algo relacionado con el aborto.

      No sea ridículo, su dogmatismo no lleva a ningún lado. Un presidente, sobre todo si es recién llegado al gobierno, necesita margen de maniobra y debe ser pragmático.

      Eliminar
  11. No creo que los debates semánticos lleven a ningún lado, pero creo que la diferencia entre ilegal e ilegitimo está clara, por lo menos en el sentido que he querido darle. Si para ser ilegal se tiene que estar fuera o en contra de la ley para ser ilegítimo valdría ser contrario a la moral, no necesariamente a la ley.

    Por otro lado tampoco entiendo este debate sobre buscar líneas rojas en las que un gobierno se convierte en ilegítimo o no. Si yo creyese que el gobierno es ilegítimo (y no lo creo por lo que he comentado en el texto) ni sabría ponerle un número ni una cuantificación. La propia existencia del debate implica que esta línea es subjetiva, que es opinable y, por lo tanto, las líneas serían difusas.
    De todas formas si el incumplimiento grave fuese el requisito de ilegitimidad me parece que estariamos ahí fuera de toda duda. Puede ser que el incumplimiento de algo sea perdonable o incluso de varias cosas si está bien justificado, pero el incumplimiento de todo aquello que decías que no ibas a hacer...Pues no, eso no es justificable de ningún modo.
    Te lo digo, Francisco, porque eso de que un gobierno "necesita margen de maniobra y debe ser pragmático" queda muy bien como frase, pero me parece absolutamente inaplicable en este caso. Un gobierno no puede tener patente de corso porque lleve poco tiempo, esto nos llevaría a tener que aceptar dictaduras temporales que son esencialmente contrarias a los fundamentos democráticos. De hecho al propio Hitler habría que haberle "respetado" como gobernante en base a este mismo argumento.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  12. Los programas electorales son una declaración de intenciones no un contrato legal vinculante. Todos los ciudadanos -tanto gobernantes como gobernados- saben que dichos programas electorales se llevarán a cabo en la medida de lo posible.

    Como dije en mi primer comentario, los debates semánticos no van al fondo de la cuestión, pero cuando no se habla con propiedad es dificil entender las argumentaciones. Sobre todo cuando en una misma frase se realizan afirmaciones completamente opuestas:

    "el Gobierno de don Mariano, que es totalmente legal porque está apoyado en la legalidad vigente, es decir, cumple escrupulosamente todos los preceptos legales, es absolutamente ilegítimo"

    La referencia a dictaduras me parece completamente fuera de lugar.

    ResponderEliminar
  13. Este debate me ha recordado que sigo esperando a que el PSOE convoque el referendum para sacar a España de la OTAN.

    ResponderEliminar
  14. Vamos a ver , que no os enterais .
    Habeis comentado por ahi arriva.... ( aunque no fuese en este grado.)

    Es que ese es el problema , lo estan incumpliendo el programa hasta tal punto que muchos pero muchos apartados de la constitucion se hacen totalmente ilegales.

    Al tiempo ¡¡ pero NINGUN gobierno puede llevar hasta el extremo (grado como habeis comentado )las politicas sean o no de su programa , como para trasgedir casi todos los derechos fundamentales BASICOS de la constitucion en base a una votacion y llevando a la miseria a millones de personas , cual si fueran tiempos de una guerra. Me parece , por que yo no entiendo tanto de articulos y politica ni estatutos y demas , que en casos asi , ya la ley debe recoger en algun apartado que un gobierno sobreactuando de esta manera puede ser ilegitimado y debe ser dimitido.

    No se desde que ambito se hara , pero se seguro que existe.
    ES que si no Esto , seria como decir :
    Fulanito tal rey del pais que sea ,( por decir algo asi como esa famosa frase de QUE TENGO INMUDIDAD DIPLOMATICA , como en las peliculas ) va y mata a miles de personas autenticos genocidios como los a habido en otros paises y entonces ¡¡ nadie puede hacerle nada ? Y años despues se demuestra su culpabilidad y se le juzga.

    ¿ A que esperamos ? el GRADO , la magnitud que esta cogiendo esta situacion esta claramente ilegitimando al gobierno y cauces tienen que haber ya antes de que sea demasiado tarde para millones de españoles.

    ResponderEliminar
  15. Pues si constitucionalmente es legal es que hay que cambiar la constitución de una vez, para que los políticos nos dejen de engañar, y al que lo haga se le echa a la calle,¡¡¡ YA ESTA BIEN DE MENTIROSOS Y LADRONES!!!

    ResponderEliminar
  16. Pedro,

    Parece que Carmena lee su bitácora y leyó mi comentario del 6 de mayo de 2012 (no me puedo creer que hayan pasado tres años de este artículo y que Mariano Pinocho siga en el gobierno):

    "La incertidumbe ante el nuevo Gobierno municipal se acrecentó con las rectificaciones de la propia Carmena tanto del programa de Ahora Madrid como de sus propias propuestas. Sobre el primero, aseguró a Europa Press que “es un conjunto de sugerencias”, que “no todas se pueden entender como presupuestos de implicación programática activa”." http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/06/16/madrid/1434486391_558709.html

    Un saludo

    ResponderEliminar