La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 27 de mayo de 2013

¿De qué va UPyD?


















Las redes sociales son un gran invento. Yo valoro mucho la posibilidad de tener información alternativa mediante las mismas porque se pueden conseguir noticias que no se reproducen en los medios de comunicación mayoritarios por la razón que sea. Pero también hay que conocer la otra cara de la moneda, que es que estas redes están plagadas de rumores e informaciones descontextualizadas, rebotan noticias que no son y opiniones que no se han dicho.
En mi twitter veo, por ejemplo, informaciones continuas sobre UPyD diciendo que son de extrema derecha, que no condenan el franquismo, que son centralistas, etc. Todo esto se enmarca en un ruido insoportable donde todos los partidos y los sirvientes de los mismos se dedican a la satanización de todos los demás. Los de IU no paran de llamar franquistas a los de UPyD, los de UPyD no paran de llamar totalitarios a los de IU, los de Compromís atacan a los de UPyD, los del PSPV a los de Compromís y así en todas las combinaciones de partidos que os queráis imaginar. La cuestión es mostrar la vileza de todos los demás de una forma absolutamente grotesca. Creo que sólo EQUO se salva de esta forma de relacionarse con los demás partidos, lo que los honra.
En el caso concreto de UPyD observo mucha simplificación, mucha confusión y bastante manipulación sobre lo que proponen, piensan y planean, algo potenciado por cierto oscurantismo y ocultación de la propia UPyD. Me gustaría hablar un poco de este extraño partido y de cómo veo su evolución.

¿Qué es UPyD? Pues la cuestión es que nadie lo sabe a ciencia cierta. Dicen ser progresistas y laicos, algo que es bastante abstracto y que puede incluir un amplio espectro desde el centro-derecha al centro-izquierda. Luego dicen que son transversales, algo que no quiere decir nada en sí mismo y que no parece más que una estratagema para incluir a gentes que se sientan de derechas y de izquierdas en un mismo partido. Lo mejor para saber qué es un partido es mirar su programa electoral (excepto si eres el PP) y en base al programa electoral con el que se presentó UPyD a las elecciones me atrevería a decir que es un partido de centro con una pequeña tendencia a la izquierda.
Pero eso es lo que era UPyD antes del 20 de noviembre de 2011, porque después de ese momento su discurso empieza a tomar una tendencia bastante más derechista que el defendido durante el gobierno Zapatero. Desde 2012 UPyD se esfuerza por parecer un partido institucional, “de orden”, alérgico a la movilización y reivindicación callejera, y con mucho cuidado de no violentar sentimientos primarios derechistas.
¿Por qué este cambio? Es muy sencillo, es puro electoralismo. En la legislatura anterior UPyD aspiraba a captar los votos de los desencantados con el gobierno socialista y quizá por eso marcaba más su perfil progresista. Ahora, en cambio, pasa lo contrario, quien se está desgastando es el gobierno del PP y por tanto UPyD sabe que ahora mismo su caladero de votos está en la derecha. Por eso ahora se prioriza el perfil de “orden” e institucional, con los guiños necesarios para que la gente de derechas y centro-derecha vea a UPyD como un partido fiable y votable.

Para empezar el análisis tengo que decir que UPyD tiene cosas buenas. Se le critica mucho por ejemplo haber estado en contra de la dación en pago, pero hay que reconocer que UPyD sí tiene un programa alternativo a este respecto y promueve unos arbitrajes “a la francesa” donde se busque una solución a los posibles impagos y no solo con la dación, sino también con rebajas de cuota, congelación de intereses, alquileres sociales, etc.
UPyD también defiende el contrato único sobre el que hablamos el otro día. Esto no es bueno per se (ni malo) pero al menos quiero pensar que han sido valientes al plantear un cambio tan radical. Luego puede ser que el contrato único que promuevan estos señores sea una precarización masiva, ojo, pero también podría ser la única forma de acabar con la temporalidad.
Otras cosas interesantes de UPyD es que proponen que las rentas del capital coticen dentro de la curva del IRPF, proponen un impuesto especial sobre el lujo (parecido al 4º tramo del IVA que he propuesto varias veces), una reforma del sistema electoral, eliminación de las diputaciones o la implantación de la tasa Tobin. No hace falta decir que todas esas propuestas me gustan.

Pero UPyD también tiene otra cara, bastante más oscura que esta. Hay una cosa que marca obsesivamente el discurso de UPyD y es su ataque constante a las CC.AA y al despilfarro para ellos inherente a las mismas. Cualquiera diría que quieren un estado centralizado pero ¡sorpresa! Quieren un estado federal, eso sí, con competencias como la sanidad y la educación centralizadas (lo que dejaría a las federaciones con pocas competencias).
Pero el problema no es el tipo de estado que quieren, el problema es la obsesión. El mensaje machacón parece decirles a los ciudadanos que el problema de nuestro país es el despilfarro de las administraciones públicas y eso es rotundamente falso. Si bien hay duplicidades, administraciones convertidas en agencias de colocación de afines y cierto despilfarro, esto no puede convertirse en el foco central de un discurso político porque lo único que demuestra es la ignorancia de quienes lo dicen, el vacío ideológico del partido o bien que están cayendo en la misma estrategia publicitaria de la vieja política dando mensajes simples y facilones al público para que se los crean a base de repetición.
Más cosas, ¿cuál es la política económica de UPyD? ¿Quiere bajar el IRPF? ¿A qué segmentos? ¿Quiere subir o bajar el IS? ¿Qué opina de la política monetaria del BCE? ¿Qué opina de la imposición de los recortes por parte de Alemania? Démonos cuenta que no tenemos respuesta alguna para estas preguntas. Nuestro principal problema, por encima de todos aquellos que hemos comentado, es que somos una nación satelizada. No tenemos política monetaria y estamos sometidos a las exigencias de Berlín. Pues bien UPyD no dice ni una palabra de este tema, de si necesitamos una política expansiva o de austeridad a ultranza, sobre si quieren una amplia redistribución o impuestos bajos y un estado “liberal”. Ante el silencio sólo podemos concluir que no lo saben o, lo que es peor, que no lo dicen por algún motivo.
Y yo creo que no lo dicen por un motivo muy concreto. UPyD tiene dos almas originales, una socialdemócrata de un perfil centro-izquierdista y otra “liberal”, más derechista. Ambas pueden convivir fácilmente hablando de formas de estado, de regeneración democrática o de laicismo pero pueden chocar terriblemente si se habla de impuestos o políticas monetarias. Además está llegando mucha gente proveniente de ala “liberal” del PP y eso lleva a que el partido no pueda apoyar políticas socialdemócratas como seguramente se espera de él al ser un partido progresista.

En mi opinión UPyD huele a partido inacabado. Van creando su línea política conforme van pasando los acontecimientos y, debido a su actual estrategia de captar votos de la derecha, ésta suele ser bastante decepcionante para mí.
Por ejemplo un personaje que a veces me descoloca es Carlos Martínez Gorriarán, diputado de UPyD por Madrid y el segundo del grupo parlamentario (en marcar políticas, si hablamos de montar follones el primero es mi querido Toni Cantó). Gorriarán viene de la escuela de filósofos de UPyD como Sabater y, tras una juventud comunista, ha abrazado posicionamientos bastante conservadores los últimos años. Por ejemplo le leí hace poco su opinión sobre el sistema educativo español y se mostró un claro partidario de acabar con el igualitarismo en las escuelas e ir a un sistema que promocione el talento y la excepcionalidad de los más aptos e inteligentes. A mí no me ciega nada y creo que se puede discutir sobre estas cosas pero la forma de decirlo de Gorriarán era cruda y radical y no tenía nada que envidiar a cualquier segregacionista educativo.
Por otro lado ha habido mucha polémica en los últimos tiempos con algunas de las posiciones de UPyD, muchas de ellas con Toni Cantó como protagonista. Cantó comete errores garrafales con el twitter y ha llegado a defender cosas incomprensibles sin comprobar nada. Pero hay veces que los errores no son tales. Por ejemplo, el día que defendió que los animales no tenían derechos se le criticó mucho pero tenía toda la razón: La legislación sólo reconoce derechos para los seres humanos y tan sólo se está hablando ahora de ciertos derechos “vitales” para los grandes simios. Hablar de derechos en un debate sobre si la tauromaquia era BIC era irrelevante.
Más difícil de entender fue la abstención de UPyD cuando la oposición propuso declarar el 18 de julio como día de las víctimas del franquismo. Se ha dicho en las redes sociales que UPyD no condena el franquismo pero eso es falso. Si lo condena (aunque sería de agradecer que lo hiciese sin la coletilla de “como a todas las dictaduras” que no procede al caso) pues lo que se votaba no era eso, aunque es cierto que el gesto quedó muy feo. No costaba nada votar que sí pero claro volvemos a lo de antes ¿Cuántos votos de posibles ex votantes del PP hubiese perdido? Seguro que algunos. Y en esto, desgraciadamente, les puede el proselitismo y las ganas de crecer.

UPyD no es santo de mi devoción fundamentalmente por su silencio absoluto en las grandes luchas económicas de nuestro tiempo, pero yo no lo voy a demonizar. Creo que propone cosas interesantes a nivel de regeneración democrática y otras ideas convenientes, y por eso mismo tratarlo como un apestado es una barbaridad. IU lo ve como un competidor directo y lo critica en extremo, pero creo que es un error.
El problema político principal de este país es el bipartidismo, no es UPyD. UPyD puede ser un aliado de las fuerzas de izquierda en muchas cosas, como por ejemplo para cambiar el sistema electoral o para acabar con ciertos usos y costumbres gangrenadas en nuestra democracia partitocrática. Tampoco es inmovilista, por lo que podría ayudar a modificar la constitución.
Si yo fuese el líder de un partido menor de izquierdas (IU, EQUO, etc.) intentaría llegar a acuerdos básicos con las fuerzas políticas menores para cambiar ciertas realidades de nuestra democracia. Si al final sólo se llega al acuerdo sobre cambio de la ley electoral, a eliminar las diputaciones y a modificar la ley de partidos pues algo es algo. Los partidos menores deberían hacer un pacto claro contra el bipartidismo y entender que su principal enemigo hoy es el sistema electoral. Que IU le quite votos al PSOE es bueno para UPyD y que UPyD se los quite al PP es bueno para IU. Esto no es difícil de entender pero parece que estos partidos estén atrapados en el dilema del prisionero y tomando siempre la peor decisión.

No obstante creo que UPyD tiene un gran peligro por delante. En 2015 será decisivo (sino antes) en muchos sitios y quién sabe si a nivel nacional. Y entonces puede cometer el mayor error de todos: El error de Nick Clegg.
Nick Clegg, dirigente del partido liberal-demócrata británico (que tiene muchas similitudes con UPyD) apostó a una alianza con los conservadores simplemente porque éstos le prometieron un referéndum para cambiar el sistema electoral. El referéndum fracasó y Nick Clegg, que esperaba que el cambio electoral le confirmase una representación institucional estable, se encuentra ahora con que ha hundido el voto de los Liberal demócratas que quedarán pulverizados en las próximas elecciones. Se jugó todo a la reforma electoral y fracasó.
A UPyD le puede pasar lo mismo. Como apueste por apoyar a los partidos mayoritarios simplemente a cambio de una reforma electoral puede perder todo el voto que han conseguido. No es lo mismo gobernar que estar en la oposición y aunque creo que UPyD va a huir las responsabilidades siempre que pueda no hay que descartar que repita el error de Clegg. Un sistema electoral proporcional es muy goloso para los cuadros del partido que podrían soñar así con una larga carrera institucional.

Que yo pudiese votar a UPyD es un escenario que no puedo ni imaginar ahora mismo. Pero eso es una cosa y otro es la satanización de todo lo que hacen y dicen. Será que a los españoles nos falta un poco de cultura democrática o que nos creemos en la posesión absoluta de la verdad, pero es evidente que las filias y las fobias en este país están muy extendidas.
Yo leo, analizo y observo, y no tengo prejuiciosamente en mente la crítica preventiva. De lo que he leído y me he molestado en investigar he concluido lo que aquí he explicado sobre UPyD. Espero que haya sido, por lo menos, un ejercicio interesante en medio de tanto ruido y tanto ataque ciego y sin sentido.

17 comentarios:

  1. Muy interesante tu exposición, que se agradece, aunque desde mi punto de vista (interno) te equivocas al menos al aludir a electoralismo cuestiones que (si) son transversales, y que no tienen que ver con el devenir de los gobiernos sino que siempre han estado ahí en el programa y formas de entender la política de UPyD.

    Por ejemplo, cuestionas la postura "institucionalista" pero es que siempre ha sido nuestra postura, antes y ahora. De todos modos nuestra visión al respecto es que los representantes públicos deben realizar su actividad reivindicativa en las instituciones, lo que no quita para que cómo ciudadano e incluso afiliado, nos sumemos a movilizaciones. Ahora bien, estamos en contra de la ocupación de la sociedad civil por parte de los partidos, y por eso no acudimos con banderas e imaginería a las manifestaciones (por ejemplo). En mi misma ciudad hay gente que cree que no he ido a ninguna manifestación, y he acudido a todas las que he considerado necesarias para apoyar a mis vecinos, solo que como no me pongo a sujetar la pancarta principal ni llevamos banderas partidistas sino carteles con las reivindicaciones mucha gente no obtiene esa visibilidad.

    Si que aciertas de pleno en que es un partido que aún se está haciendo, pues es muy joven, y es cierto que hay cuestiones que no estaban en el manifiesto fundacional, y ni siquiera se trataron en el primer congreso (el segundo es este año) pero ha habido que incorporar por pura necesidad al plantearse en el congreso, muchas de ellas no vitales, pero sobre las que hay que posicionarse. Pero eso no es así tal cómo lo describes, no es un partido falto de esencia, ideas e ideología, solo que hay cuestiones que no están en nuestro programa político inicialmente y hay que incorporar, seguramente en el segundo congreso.

    Estos asuntos que van surgiendo y que inicialmente no están en programa no se decide unilateralmente la postura sino que funcionamos desde el principio mediante grupos de trabajo (voluntarios y altruistas) por cada área de debate donde hay especialistas en el tema que hacen estudios sobre el asunto en cuestión y plantean la línea a tomar.

    Bueno, luego sigo si te apetece, pero de nuevo te agradezco que te hayas tomado el tiempo para eliminar el ruido y pararte a analizar UPyD bajo tu punto de vista, de manera sosegada. Hace falta más debate y menos ruido, y tu has contribuido a ello con este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando,

      Cuando he criticado que UPyD no apoye manifestaciones o reivindicaciones sociales no lo he hecho porque no aparezca su logo o bandera en las manifestaciones (algo irrelevante desde mi punto de vista) sino porque siempre quiere mantener la distancia desde cierto institucionalismo y cierto pensamiento de que la política se debe hacer en sede parlamentaria y no en la calle.
      Para mi esto es claramente una argucia política. Todos los partidos que conozco se han unido a reivindicaciones de uno u otro signo, tomando partido claramente por alguna opción con lo que eso conlleva, que es alejar de ti a los que se sitúan en contra de esas reivindicaciones. Esta posición de estar pero no estar, apoyar la reivindicación pero no la forma,etc. me parece la situación más cómoda para pescar en las dos direcciones, tanto entre aquellos que reivindican como entre aquellos a los que no les gusta la "algarada" callejera. A UPyD le encanta no "mojarse" en nada conflictivo y en nada que le pueda restar apoyos.

      UPyD no es un partido fundacionalmente carente de ideología, pero la práctica política le ha llevado a obviar esa ideología. Son conocidas las dos almas de UPYD, la socialdemócrata y la liberal, y estas almas pueden entrar en conflicto en muchos puntos. Obviar la ideología en base a conceptos abstractos y concentrando el debate en cuestiones menores o poco conflictivas para esos dos grupos es la manera de mantener el partido de forma unida y sin conflicto interno.

      Desconozco cómo se marcan las posturas de UPyD en los nuevos debates que están surgiendo. Te agradecería que nos explicases algún ejemplo que conozcas, porque la sensación es que se hace de forma absolutamente unilateral.

      Seguimos luego, pues.
      Gracias por tu comentario.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Pues me reitero en lo de las manifestaciones, y no es no apoyarlas, que las apoyamos cuando estamos de acuerdo. Y te repito, una cuestión es la función de representación en las instituciones de los cargos electos, que llevamos a gala guste o no, y otra los apoyos. Te lo creas o no no hay argucias políticas al respecto, simplemente lo vemos así, estamos convencidos de ello.

      En cuanto al aspecto ideológico, aunque para los que tengan muy bien marcadas las etiquetas pueda parecer extraño en realidad a los que militamos en UPyD es precisamente lo que más coherente nos parece, pues nadie tiene la razón absoluta, partimos de esa base, y sobre todo de aprender de los errores del pasado de unos y otros ¿es esto malo o virulento?, sinceramente creo que sería estúpido hacer lo contrario.

      Esto puede hacer pensar a algunos ese doble corazón que dices, pero que nosotros - al menos yo - vemos cómo algo tan simple cómo que una democracia avanzada debe garantizar al mismo tiempo las libertades individuales y las garantías sociales. Hay partidos, o tendencias, que priman unas cuestiones sobre otras, nosotros pensamos que son compatible, mirando por el bien común sin olvidarse de las minorías, que es la responsabilidad de los políticos, de todos, especialmente cuando gobiernan pero también cuando son oposición.

      Esto último es algo que personalmente me chirría mucho, pues hay partidos que parecen otra cosa cuando están gobernando que cuando están en la oposición, y entiendo que eso extrañe en UPyD, que tratamos de ver los temas cómo si de nosotros dependiera que algo saliera adelante o no. Yo mismo soy cargo electo y en cada propuesta o moción leo primero el texto, y si es positivo para el ciudadano, sin merma de libertades ni derechos, me da igual quien lo proponga, mal que algunos, según la ocasión, al final solo valoren mi posición de voto en base a si "voto a favor de ...." dependiendo de quien hiciera la propuesta.

      Prefiero siempre, no obstante, que nos definan por nuestras propuestas, que las tenemos y muchas, y por nuestras decisiones de voto (las reales, no los titulares o "tuittulares").

      Me pides un ejemplo de nuevos debates ...

      La fracturación hidráulica (fracking) creo que es un ejemplo de la máxima actualidad que inicialmente no estaba en nuestro programa inicial.

      Pues bien, hay un grupo de trabajo, cómo de la mayoría de asuntos, que analiza el asunto y realiza un estudio que presenta al Consejo Político y posteriormente al grupo parlamentario con datos, conclusiones y propuestas.

      En esta ocasión, la postura adoptada (espero que esto no provoque un flame offtopic) por UPyD es no negar el estudio para ver si se puede usar esa tecnología de manera segura, por los múltiples riesgos asociados y posibles. Es la propuesta del grupo de trabajo, formado por expertos (catedráticos, ingenieros, expertos en medio ambiente, etc), y la que luego ha defendido UPyD en el Congreso (dicho sea de paso, a pesar de algún "tuittular", no hemos votado a favor del fracking, sino de que se estudie si es viable de manera segura o no, y no descartarlo sin siquiera ver si hay posibilidades de aprovechar esta fuente de energía que, salvados los riesgos medioambientales y de salud, sería más limpia que otras actuales).

      Saludos.

      Eliminar
    3. Fernando,

      Estoy absolutamente de acuerdo contigo que hay que garantizar tanto las libertades individuales como los derechos sociales, pero creo que eso no se hace aceptando a gente de todo el espectro político no extremista.
      Un "liberal" en el concepto de hace 30 y 40 años está a favor de los derechos y el estado social, pero quien se autodenomina "liberal" en términos económicos en la España de hoy No. Sé que hay mucha gente neoliberal que simpatiza con UPyD y muy probablemente los habrá dentro. ¿Crees que eso no es un problema? Ojo, igual de problema que un fascista en el PP (que los hay a montones) o un estalinistas en IU (que también los hay), pero problema es y problemas va a acarrear al partido en momentos de tomar decisiones.

      Está muy bien escuchar lo que se dice desde todas partes y decidir qué es lo correcto, yo lo hago y creo que este post es buena prueba. El problema es que no siempre hay una decisión correcta, de hecho generalmente qué es lo mejor es algo incierto. Y entonces es cuando tiendes a eligir una postura por tu sensibilidad social o por tus criterios ideológicos. No todo es objetivable y medible, de hecho en política la mayoría de cosas no lo son.
      ¿Y entonces ahí qué pasa? Ese es el problema y ahí es cuando la composición heterogénea de un partido puede dar problemas. Vosotros no os váis a escapar de ese debate, no sé si ya lo estáis viviendo pero lo viviréis.

      Yo he intentado definir a UPyD por sus propuestas y sus acciones, y de ese mecanismo ha salido este texto.
      Pero para tener verdaderamente a UPyD necesitaremos verlos gobernando en un entorno más grande que el local. Ahí quiero ver yo a UPyD, tomando decisiones, cuando tenga que formar una coalición (no siempre se podrá abstener). Mira yo soy uno de los pocos que digo que UPyD no va a apoyar al PP de la Comunidad Valenciana, estoy casi seguro de ello, pero quiero verlo.

      Interesante lo que comentas del fracking de todas formas una pregunta, ¿se escogen los expertos entre los afiliados y dirigentes del partido? Te lo digo porque eso ya implica un sesgo ideológico de por sí y eso puede condicionar la opinión de los "expertos" y el sentido político de la propuesta final.

      Saludos,

      Eliminar
    4. Vamos por partes … 

      A UPyD se acerca gente muy despistada, pero muchos salen huyendo rápido, unos por descubrir que no es un partido de derechas, otros por no pillar cacho, hay de todo. Lo importante es que hay unos espacios comunes en los que la mayoría de los afiliados estamos de acuerdo, cómo en todos los partidos, aunque el partido no nos represente al 100% (cómo ninguno) pues cada persona es un mundo. Si que es verdad que hay gente que prefiere la comodidad psicológica de "sentirse" de un lado u otro, pero nadie dijo que fuera fácil y hay que acabar con eso de o eres de papá o mamá, o más español: de Madrid o del Barça.

      Además, no hay problemas relevantes, hay debate de ideas, pero lo bueno es que somos un partido enormemente democrático internamente y se debate y vota todo, listas abiertas, sin necesidad de avales, y cualquiera puede proponer ponencias políticas. Luego sale lo que vote la mayoría, mal que les pese a los que no admitan la democracia cómo modo de vida política (especialmente interna), que son los que suelen salir "defraudados".

      Sobre el tema de coaliciones ya hemos dado pasos, y siempre están ligados a políticas concretas, no a simples etiquetas.

      Para terminar, los grupos de trabajo los conforman afiliados y externos, hay de todos. En cualquier caso no hay "sesgo" político previo de ningún tipo en temas donde no hay posición previa ¿no?.

      Un saludo.

      Eliminar
    5. Hombre sí Fernando, claro que lo hay. Una cosa es que UPyD no tenga posicionamiento sobre el fracking, pero otra muy distinta es que el experto en concreto no lo tenga. Según esté más próximo al grupos ecologistas o a empresas determinadas (o conceptos desarrollistas) tenderá a darle un sesgo u otro.
      Pensar que no hay sesgo político en las cosas no es razonable y nos puede llevar a errores de gestión política graves. Ojo, hay que intentar ser objetivo y serio pero insisto en mi argumentación de que eso no es fácil y que siempre tendemos hacia algún sitio incluso aunque sea a nivel inconsciente.

      Respecto a lo que dices de las etiquetas...Tengo un escrito del mes de marzo que se llama "quiénes son los que dicen no ser ni de derechas ni de izquierdas", creo que te gustará bastante. Está a la derecha en el archivo del blog si despliegas marzo 2013. Uso este escrito para responderte a este punto.

      He visto que eres concejal de un ayuntamiento de Madrid. Bueno, eso explica cierta ambiguedad en muchas de tus respuestas pero tengo que decirte que no me desagrada en general lo que dices. Espero que puedas llevarlo a cabo en tu puesto.

      Saludos,

      Eliminar
    6. Todos tenemos pensamientos y todos somos políticos pero para eso se pregunta a técnicos. Lo que no me parece razonable son los apriorismos políticos en asuntos que no se estudien previamente, creo que todo hay que analizarlo seriamente.

      Miraré el post que dices antes de contestarte a ese aspecto.

      Lo de la ambigüedad entonces es que soy así de raro Pedro. Solo llevo 2 años ejerciendo, y nunca antes estuve en política y no pienso perpetuarme. Tengo ya una edad cómo para casarme con nadie, que para eso está mi familia, mi prioridad, y ningún partido va a cambiar mi manera de pensar. Estoy en UPyD porque a cierta edad (ya alta) he decidido tratar de mejorar las cosas y no solo quejarme, desde un partido que se parezca lo más posible a cómo pienso (que nunca del todo) y así actúo y decido.

      No se me olvida, no obstante, que represento a un partido por el que he sido elegido pero como tengo la suerte de ser concejal de una pequeña ciudad la mayoría de las ocasiones las cuestiones no son (o no deberían) ser partidistas sino de pura gestión y proyecto de ciudad, así que mido mis posiciones por lo que sea mejor para mis vecinos, que son los que me pagan el sueldo (no el partido), algo que a algunos se les olvida más de lo aconsejable.

      Así que si, al menos lo intento, o mira, más fácil, pregunta a los concejales de otros partidos o incluso mis vecinos (andan todos por ahí en Facebook y Twitter) y que te cuenten ellos.

      Un abrazote hombre.

      Eliminar
    7. Un Pobrecito Hablador7 de junio de 2013, 1:04

      Magnífica conversación en los comentarios, se ven cosas muy interesantes. :)

      Fdo: los que leemos y no comentamos :)

      Eliminar
  2. A mi hay varias cosas más que me preocupan de UPyD además de las descritas.

    Una lo que veo a mi alrededor en la política municipal. Desde la política de gestos que dicen que hay que hacer aunque eso sea ridículo en las mociones que presentan en según que casos.

    Y por otro lado el sistemático "robo de mociones" a otras formaciones.

    No es que se vayan contradiciendo a nivel nacional. Es que lo hacen a todos los niveles y de la manera más chapuza.

    Eso si. Tras la cagada son cojonudos sacando partido gracias a las medias verdades.

    ResponderEliminar
  3. Si bien no comparto mucho de lo que dices, tengo que decirte que eres de las pocas personas que conozco a las que "no les gusta" UPyD y de verdad se paran a leer algo antes de soltar sapos y culebras.

    "Yo leo, analizo y observo, y no tengo prejuiciosamente en mente la crítica preventiva. De lo que he leído y me he molestado en investigar he concluido lo que aquí he explicado sobre UPyD. Espero que haya sido, por lo menos, un ejercicio interesante en medio de tanto ruido y tanto ataque ciego y sin sentido."

    Así da gusto debatir sobre cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por tu comentario constructivo, creo que gran parte del problema con UPyD es la polarización izquierda-derecha y la ideología, como diría la canción "What side are you on?". Lo que me atrajo de ellos es el enfoque de 'no hay prejuicios sobre nada, y vamos a intentar buscar soluciones una vez que identifiquemos los problemas'. Eso para mí es la política en estado puro, identificar los problemas reales de los ciudadanos y buscar soluciones que funcionen. Sin tener en cuenta apriorismos ni prejuicios, muchos de ellos causados por una visión ideológica de la realidad, o el complejo de "dices lo mismo que el PP/PSOE". Por ejemplo, lo del contrato único, como dices, es tener la valentía de probar algo nuevo contra un problema que arrastramos desde hace 40 años. No estoy de acuerdo con algunas cosas que dices, sí es cierto que es un partido a medio hacer, por lo que he mencionado anteriormente: hay cosas que hay que analizar para tomar una posición sólida, y no tirar de eslogan o de pegatina. Y en contacto con la política real municipal/autonómica/nacional, ir cogiendo forma. Por cierto, lo del robo de proposiciones e ideas lo puedo documentar, y es más bien al contrario. Cosas que llevamos en el programa electoral desde 2008 se anuncian a bombo y platillo como iniciativas propias por parte de otros (el PP es el campeón en eso). Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Chapó por el post.
    Discrepo en más de una cosa, pero por lo menos razonas lo expuesto, te has molestado en leer y no obvias las partes positivas que te gustan.

    Ya era hora de una critica seria desde un posicionamiento equidistante.

    ResponderEliminar
  6. Por fin alguien que critica con conocimiento. Hacía tiempo que lo echaba en falta. Gracias. Dos cosas
    -Como ciberactivista de UPyD comparto absolutamente la respuesta grotesca tanto de compañeros y líderes del partido a los ataques de otros partidos. Jugamos al mismo juego, atacar sin argumentar y al "y tú más". A veces con el cabreo es inevitable pero debemos evitarlo.
    -Ovbiamente, en UPyD no pueden existir por así decirlo, los extremos de la teoría económica. Ni ultraliberales ni comunistas. Pero como dices, eso ya es cuestión de gustos y en UPyD no cabe cualquier tipo de ideas sobre economía. En concreto, el partido tiene como base "que aunque la economía parte de la iniciativa privada tiene como término la dimensión social" En cuanto a Europa, UpYD cree que es el objetivo pero dentro de una igualdad y no de "satélite" debajo de Alemania como sucede ahora. La solución es cambiar España y Europa, no irnos de Europa como si eso fuera a mejorar España.
    -Entiendo que Gorriarán o Cantó no gusten en sus formas de expresarse o actuar, especialmente en twitter XD. Y también comparto los peligros a los que nos enfrentamos en 2015.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Pedro.

    Lo prometido es deuda ;-)

    Antes de nada, con ánimo de despejar posibles dudas y/o suspicacias. Soy votante “de primera hora” de UPyD y comparto el grueso de sus presupuestos políticos. No soy militante, ni de este partido ni de nada en esta vida. Tampoco activista. Por lo demás, en términos de pensamiento político me considero cercano a lo que se conoce como liberal progresista, socioliberal, social-liberal, etc. Y republicano; en un sentido amplio, no sólo en lo que hace a la forma de Estado. Republicanismo cívico o radical. Es decir, entiendo la libertad e igualdad como indisolubles.

    Sentado esto, vamos con algunas consideraciones sobre esta entrada.

    Tu análisis, sumario y a vuelapluma (no lo digo como crítica, creo que es así sencillamente), si bien denota un claro esfuerzo por conseguir cierta ecuanimidad y una reflexión constructiva “desde la izquierda” (cualidad encomiable por rara, como te comenté hace unos días en Tuiter), adolece, desde mi punto de vista, fundamentalmente de dos taras.
    La primera, los juicios de intenciones.
    Algunos ejemplos al azar:

    “Van creando su línea política conforme van pasando los acontecimientos y, debido a su actual estrategia de captar votos de la derecha, ésta suele ser bastante decepcionante para mí”.
    “Y en esto, desgraciadamente, les puede el proselitismo y las ganas de crecer”.

    La segunda, habitual entre aquellos que, siendo más o menos críticos, no son en cualquier caso ‘simpatizantes’ (detesto esta voz) del partido magenta: el desconocimiento de sus presupuestos políticos y propuestas concretas. Total en algunos casos; parcial o mal entendido en otros.
    Por ejemplo, en el plano económico.

    “UPyD no es santo de mi devoción fundamentalmente por su silencio absoluto en las grandes luchas económicas de nuestro tiempo, pero yo no lo voy a demonizar”.
    “Más cosas, ¿cuál es la política económica de UPyD? ¿Quiere bajar el IRPF? ¿A qué segmentos? ¿Quiere subir o bajar el IS? ¿Qué opina de la política monetaria del BCE? ¿Qué opina de la imposición de los recortes por parte de Alemania? Démonos cuenta que no tenemos respuesta alguna para estas preguntas”.

    No la tienes tú, Pedro. Y contigo, muchos más. A derecha y a izquierda. Y ello porque (supongo) no os habéis molestado en buscarlas. Sin embargo, tan sólo es necesario visitar el blog del diputado Álvaro Anchuelo, responsable de los asuntos económicos del partido, para encontrar la respuesta a estas y otras preguntas. No digamos ya si acudes al programa o a los documentos alojados en la página de UPyD sobre este particular.

    Más cosas.

    “Más difícil de entender fue la abstención de UPyD cuando la oposición propuso declarar el 18 de julio como día de las víctimas del franquismo. Se ha dicho en las redes sociales que UPyD no condena el franquismo pero eso es falso. Si lo condena (aunque sería de agradecer que lo hiciese sin la coletilla de “como a todas las dictaduras” que no procede al caso) pues lo que se votaba no era eso, aunque es cierto que el gesto quedó muy feo. No costaba nada votar que sí pero claro volvemos a lo de antes ¿Cuántos votos de posibles ex votantes del PP hubiese perdido? Seguro que algunos. Y en esto, desgraciadamente, les puede el proselitismo y las ganas de crecer”.

    Su coste pasaba por renunciar al criterio propio y a la coherencia, a expensas del qué dirán (y difamarán) y lo políticamente correcto; auténtica lacra intelectual.
    Carlos Martínez Gorriarán lo explica bien en esta intervención parlamentaria, ahorrándome el esfuerzo. Sinceramente, creo que se puede decir más alto pero no más claro; otra cosa es que no se quiera entender y uno prefiera los juicios de intenciones.

    http://www.youtube.com/watch?v=eNZwcOiPjCU

    Por lo demás, no quisiera dejar de notar esto:

    http://sergioacedo.com/wp-content/uploads/2013/05/ciberagitadoresIU.jpg

    Más, aquí:
    http://sergioacedo.com/de-dictaduras-y-caraduras/


    [SIGUE...]

    ResponderEliminar
  8. En relación al paralelismo con los Liberal-Demócratas.

    “A UPyD le puede pasar lo mismo. Como apueste por apoyar a los partidos mayoritarios simplemente a cambio de una reforma electoral puede perder todo el voto que han conseguido”.

    En el supuesto de que esta premisa-escenario fuera factible, participaría de tu apreciación. Pero UPyD nunca “vendería su alma” a cambio de un referéndum de reforma electoral (que no de una reforma electoral; qué más hubieran querido los liberal-demócratas). Sí lo haría probablemente para apoyar un Gobierno a cambio de ciertas contrapartidas (véase el caso de Asturias con el PSOE), nunca para formar parte de él. Tampoco para el qué-hay-de-lo-mío, tan español; consejerías, vicepresidencias, etc.

    Para finalizar mi intervención, quisiera señalar que los aspectos mollares de los planteamientos políticos de UPyD, las líneas maestras, todo aquello que motivó el nacimiento del partido, apenas son reflejados en esta entrada. No digo que esto sea mejor ni peor; me limito a señalarlo.

    Pienso que UPyD es un partido valioso para la política española, más allá de que uno sea socialdemócrata, liberal, conservador, etc. Con independencia, asimismo, de que éste llegue a tener alguna vez más apoyo popular del que le otorgan las encuestas de metroscopia actualmente. Con tan sólo un diputado en su primera legislatura, UPyD ha conseguido a lo largo de estos últimos años someter a debate público e incluso incluir en la agenda de los “grandes partidos” numerosas cuestiones de verdadera enjundia política. Propuestas que primero se han ignorado, después criticado (invectivas y descalificaciones mediante), para ser finalmente asumidas como propias en el discurso; que no en las votaciones en sede parlamentaria, donde UPyD finalmente se queda sólo. No voy a poner ejemplos, sería demasiado prolijo.
    No es razonable ni se explica la reacción de rechazo que despierta en algunos, si no es desde la militancia ciega y las anteojeras ideológicas. Aunque uno no se cuente entre sus votantes.

    Un cordial saludo, Pedro. Y a los demás. Os sigo leyendo.


    PD. Mi dirección de Tuiter, por si fuera del interés de alguien: @Tu_quoque_fili

    ResponderEliminar
  9. Una pequeña addenda:


    "El problema político principal de este país es el bipartidismo"


    El problema es la partitocracia, no el bipartidismo. Por mucho que lo repitan desde UPyD.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Carlos,

    Te respondo algunas cosas:

    - Comentas que si no he encontrado respuestas sobre la política económica de UPyD es porque no he buscado en las fuentes primarias. No es así. En el texto hay linkado un texto de noviembre de 2011 donde hice un análisis de las propuestas electorales de UPyD que puedes leer. Así pues sí que he buscado esta información y no sabes cuanto.
    El problema es que desde las elecciones las cosas han cambiado mucho y hay nuevos escenarios. Y en ese punto es donde encuentro el vacío. Mis preguntas e incertidumbres sobre la "gran" política económica no tienen respuesta por parte de nadie de UPyD sencillamente porque UPyD obvia este debate (sobre el euro, sobre la política monetaria, etc.) y yo lo achaco a las dos almas que he comentado.

    - Abstenerse de votar a favor del 18 de julio como día de las victimas de la dictadura no me parece que sea lógico por mucho que se hable de criterio propio, a no ser que el criterio propio sea ser provocador y políticamente incorrecto a propósito, que no creo que pueda ser un criterio. Situarse como "ajeno" al pasado no me parece a mi una postura defendible aún cuando tampoco considero defendible el insulto por haberse situado en esa posición.
    Hablar de "lacra intelectual" me parece una pirueta dialéctica para no mojarse mucho en este tema y así maximizar las posibilidades de proselitismo. Lo siento pero lo veo así. Y ojo no es un defecto de UPyD solamente, lo es de todos los partidos.

    - Que UPyD no se vaya "a vender" por una ley electoral o por algunas otras cosas es algo que hay que ver. Como he dicho antes yo soy el primero que digo que en la C.Valenciana creo que UPyD no apoyará al PP, pero también creo que esa posición de estar fuera de la gobernabilidad no la va a poder aguantar mucho tiempo.
    Es fácil ser de un partido que no gobierna y que no toma decisiones difíciles, pero las cosas pueden dejar de ser tan fáciles cuando inevitablemente tenga que hacerlo.

    - Es cierto que no he hablado del origen de UPyD (en mi antiguo blog creo que lo hice alguna vez), pero ha sido fundamentalmente por falta de espacio y tiempo.

    "El problema es la partitocracia, no el bipartidismo. Por mucho que lo repitan desde UPyD"

    Hmm, bueno quizá sí tengas bastante razón aquí, el problema es que el bipartidismo en España es el dique que mantiene la partitocracia así que creo que son conceptos que están relacionados.
    Puede que con un multipartidismo también haya partitocracia, pero el poder de las cúpulas de partidos concretos frente al ciudadano se diluiría bastante con más competencia electoral y con partidos menos "enquistados" en el sistema.
    En cualquier caso estoy totalmente de acuerdo en que la partitocracia es un cáncer en este país y es algo que debemos enfrentar con un cambio radical de las leyes de partidos políticos y electorales.

    Saludos!

    ResponderEliminar