La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







jueves, 2 de mayo de 2013

¿Por qué no hay un clamor social para que el gobierno dimita?













Mientras observaba las manifestaciones del primero de mayo me venía a la cabeza una pregunta. Si el país está tan claramente enfrentado al gobierno (que lo está), si hay tantas movilizaciones de distinta naturaleza, ¿por qué no hay un movimiento organizado y socialmente arrollador que pida la dimisión del gobierno? Es algo que sería lógico a priori.

En la rueda de prensa posterior al último consejo de ministros de abril el gobierno reconoció que iba a acabar la legislatura con mucho más paro del que se encontró al llegar al gobierno y que la crisis aun duraría varios años. Esto lo hizo después de que todos los organismos internaciones le dijesen que sus previsiones eran absurdas e increíbles, como ha pasado ya tantas veces desde que gobiernan.
Que el gobierno dé esas previsiones quiere decir que esas son las más optimistas de las previsiones posibles dentro de la política que están llevando. Es decir, con casi toda probabilidad la realidad acabará siendo peor de lo que el gobierno admite en casi todos los ámbitos, quizá con la excepción de la tasa de paro (porque se va a tener que ir tanta gente de España que la tasa de paro bajará por bajada de población demandante), aunque no del empleo neto.
Se ha hablado mucho de esta rueda de prensa pero creo que no lo suficiente. Básicamente representó la culminación de una legislatura, el fin de esta legislatura que ya está acabada en sus términos normales. El gobierno reconoce que no puede hacer nada, que no vale para nada y que no es más que un grupo de náufragos que son empujados por los vientos que soplan desde Berlín. No es nada que no supiésemos ya, pero la cuestión es que el propio gobierno ya lo ha reconocido expresamente.
Que el gobierno se mantenga en su sitio ya no tiene sentido alguno, algo reconocido de facto por ellos mismos. Mañana mismo podría ser sustituido por un ejecutivo tecnócrata sin diferencia alguna para el país, quizá incluso con un virrey tendríamos suficiente. No hay motivo alguno para apoyar a este gobierno más allá de la visceralidad idiota de quienes creen que esos son “los suyos”.

La rendición del gobierno se suma a los otros datos que ya conocíamos: Este gobierno ha violado absolutamente su programa electoral, el partido que lo sustenta está gravemente manchado por la corrupción, ha perdido el favor electoral de la población y gobierna directamente para los intereses alemanes. Es decir, este gobierno es ilegítimo como tantas veces he dicho y hemos hablado ya y su mera continuidad es un insulto a la dignidad del país.
Sin embargo no se ve un movimiento social potente que pida la dimisión del gobierno. Sí, lo piden algunos diputados de grupos minoritarios, hay un movimiento en internet que recoge firmas para pedir la dimisión del gobierno, pero no tenemos un movimiento de grandes proporciones y que movilice importantes fuerzas.
Tal y como están las cosas debería haber un movimiento generalizado que exigiese la dimisión del gobierno y la convocatoria de elecciones. Cada manifestación, movilización o protesta debería estar encabezada por pancartas exigiendo la dimisión del gobierno y deberían haber movilizaciones ex profeso para reclamar esta solución. En una situación así, con un gobierno ilegítimo y rendido a la sumisión y al empobrecimiento, sería lo lógico.
Pero esto no pasa. Las exigencias de dimisión del gobierno son pocas y se prefiere protestar sectorialmente por desahucios, el desempleo u otras luchas. Los actores y movimientos sociales están concentrados en luchas concretas sin hacer una síntesis global de todas ellas.

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué se está tolerando este gobierno? Pues sencillamente porque no hay una alternativa claramente estructurada. El PSOE no es alternativa de nada, está quemado y desgastado y prácticamente nadie piensa que la historia pudiese ser distinta de gobernar los socialistas. IU, en cambio, no se vislumbra como alternativa porque todavía no tiene la fuerza electoral suficiente para ello y para muchos ni siquiera parece tener sustento ideológico-político para plantearla. Y UPyD, en fin, realmente no es una alternativa a la política de recortes y austericidio.
Sin alternativa clara la exigencia de la dimisión del gobierno, legítima y necesaria, parece un canto al sol. ¿Para qué hacer dimitir al gobierno y convocar elecciones? ¿Para que gane Rubalcaba? Este debe ser el pensamiento de la mayoría de la población. Al gobierno se le tolera y se le aguanta porque hemos entrado todos en un estado de ánimo pesimista y en una sensación de inevitabilidad. Y esa es precisamente la sensación que al gobierno le interesa extender para justificar su continuidad (es lo único que justifica su permanencia, de hecho).
Si tuviésemos una alternativa clara, un Syriza o un Movimiento 5 estrellas, o incluso un planteamiento más abstracto (salir del euro, por ejemplo), a este gobierno no se le dejaría respirar. Pero no lo tenemos, no ha cuajado una alternativa clara al austericidio y a la sumisión a Alemania, y esa es la razón por la que vivimos en una peligrosísima parálisis política.

En cualquier caso quiero ser medianamente optimista. La alternativa aparecerá, se está fraguando y no tardará mucho. Ya nos han dicho que no hay esperanza a medio plazo y el país no va a aguantar esta situación de forma indefinida.
Ya se empiezan a ver algunas cosas. La reciente encuesta de Metroscopia para la comunidad de Madrid dice que IU está a un punto de intención de voto de los socialistas. Si sumamos los votos de EQUO entonces vemos que la izquierda “alternativa” supera al PSOE. En Valencia pasa lo mismo, la suma de EU y Compromís superan juntos, y por mucho, al PSPV. Los socialistas están intentando que haya una clara apuesta por el crecimiento a nivel europeo para subirse al carro y plantear esto como alternativa, pero como gane Merkel de nuevo eso puede quedar en nada.
Cuando haya una alternativa real a nivel político y económico este gobierno no podrá aguantar, estoy seguro. Pero estaría bien que nos diésemos cuenta que las alternativas no bajan solas del cielo. Hay que crearlas, y que casi dos años después de aquel 15 de Mayo de 2011 aún estemos así es un tanto descorazonador. Algo falla y debemos darnos cuenta rápidamente para poder salir de ese pesimismo generalizado que comentaba antes.

5 comentarios:

  1. Conclusión: Estamos en media de LA NADA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma de decirlo...No sé si de la nada pero es evidente que no tenemos nada a lo que agarrarnos sólidamente.

      Saludos,

      Eliminar
  2. Hola Pedro:

    Yo tengo la sensación de vivir un dejavu con todo esto. Y cuando la gente se cansa, aparecen "iluminados"...Y vienen otros problemas...Ya sabes a que me refiero.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doctor,

      Si ves la entrada de hace un par de semanas que se llama "O revolución democrática vs movimientos autoritarios", creo que explica un poco como lo veo yo.
      Para intentar no acabar "como tu ya sabes" (en sus innumerables versiones) hay que empezar a actuar ya con principios claros y sabiendo qué estamos haciendo y a dónde queremos llegar.

      Saludos,

      Eliminar
  3. Comparto todo lo que dices en esta entrada, Pedro.

    El Partido Popular está emboscándose tras el formalismo democrático para desarrollar un sistema antidemocrático a la par que inacepable y fascista.

    Saludos

    ResponderEliminar