La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







viernes, 6 de junio de 2014

Mi propuesta sobre el referéndum monarquía/república














Creo que en mi escrito sobre la abdicación del rey Juan Carlos no quedó claro cual es mi posición sobre un posible referéndum que decida la forma de estado. Quizá no supe explicarme o realmente hago textos larguísimos y la gente se los lee por encima, pero me parece que muchos no entendieron lo que proponía. Voy a ver si me sé explicar ahora.

Para empezar, yo soy favorable a que haya un referéndum sobre esta cuestión pero no lo quiero ahora ni lo quiero porque el rey haya abdicado. La sucesión del rey no es una “imposición” como he leído por ahí, es simple cumplimiento del texto constitucional así que debemos ser cuidadosos con las palabras. La idea de que hay que votar en contra de la ley orgánica de sucesión también me parece absurda, pues ahí no se está votando a favor de la monarquía o en contra de ella, sino que se está decidiendo si se deja abdicar a un rey anciano y con capacidades limitadas o se le obliga a envejecer en la jefatura del estado en condiciones cada vez peores, con el consecuente perjuicio para el país. Hay que ser serio y no confundir los debates.
Se debe evitar el exceso verbal y las carreras entre fuerzas políticas para ver quién es más radical y sale más en los medios. No se puede decir que esto es una cuestión de monarquía contra democracia porque entonces se está diciendo que una monarquía no puede ser democrática y eso es mentira. Últimamente se está usando el término “más democracia” que ya me parece más acertado.

Soy firme partidario de seguir los cauces institucionales y por tanto yo quiero un referéndum dentro de la legalidad vigente. Es cierto que se podría hacer un referéndum consultivo ahora por esta cuestión pero es absurdo en tanto en cuanto estas cortes no van a tramitar reforma alguna en este sentido con la mayoría que hay. Por tanto lo razonable es esperar a las nuevas elecciones y hacerle ver al país que las siguientes cortes deben tener entre sus funciones iniciar una amplia reforma constitucional.
Mis pasos serían los siguientes:

  1. Nuevas elecciones y que el nuevo congreso, con una mayoría reformista, iniciase una amplia reforma constitucional.
  2. Un referéndum consultivo para que la ciudadanía dijese si quiere una monarquía o una república. Si sale monarquía no se toca la forma de estado en la reforma pero si sale república se introduce ésta como nueva forma de estado en la reforma constitucional. En cualquier caso, y aún saliendo monarquía en el referéndum, debería relajarse la mayoría necesaria para un cambio futuro de la forma de estado.
  3. Se aprueba por 2/3 la reforma, se disuelven las cortes y se convocan elecciones. Las nuevas cortes también deberán aprobar por 2/3 la reforma constitucional.
  4. Se celebra el referéndum de todo el pack de la reforma, y ésta se acepta por la ciudadanía.

Estos son los pasos necesarios según la legislación vigente. Se necesitan mayoría de 2/3 en dos cortes consecutivas y aprobación por referéndum. Lo único que he introducido como novedad es el referéndum consultivo en el paso dos y lo hago para dar a la ciudadanía la posibilidad de elegir específicamente sobre si quiere una monarquía o una república sin interferencias de ningún tipo. Este referéndum, además, serviría a los partidos accidentalistas para elegir su voto respecto al cambio en la forma de estado.
Si no hacemos este referéndum consultivo al final no sabremos nunca qué quiere la gente realmente. El referéndum de aprobación de la reforma es un paquete que puede incluir una decena de reformas distintas y por tanto no es reflejo del deseo de la población en el asunto de la forma de estado. Obviamente no se puede hacer referéndums consultivos para consultar cualquier reforma parcial, para eso están los representantes de los ciudadanos, pero yo creo que la forma de estado es algo con una alta carga representativa y que por eso se debe conocer qué opina la gente directamente.
Podríamos tener también la tentación de hacer un multireferendum para elegir, por ejemplo, la bandera y el himno (que al final es algo representativo también), pero yo creo que eso sería excesivo. Aunque me gusta mucho más la bandera tricolor que la actual pienso que no se debería cambiar ni el himno ni la bandera de haber una república (fuera de los símbolos monárquicos del escudo).

Este mecanismo respondería escrupulosamente a la legalidad vigente y yo creo que estamos obligados a seguirlo. España es una democracia, tiene unas leyes más o menos razonables y equiparables a los países de nuestro entorno y nos encontramos en una situación legal e institucionalmente legitima. Debemos, pues, seguir las reglas.
Pero podría haber un problema. Sería posible que hubiese una mayoría del 60% de los parlamentarios que fuesen partidarios de iniciar una reforma constitucional en determinadas áreas y que podrían ponerse de acuerdo en la naturaleza de la mismas. Pero debido al mecanismo constitucional se necesitarían 2/3 de la cámara (el 66%) para sacar adelante la reforma ¿Y si el 40% de los diputados se negasen a reformar lo que el 60% quiere y lo que desea la ciudadanía?
Tal y como está el sistema electoral sería probable, además, que ese 40% de los diputados represente un porcentaje bastante menos de porcentaje de votos. Por ejemplo, imaginemos que el PP saca el 28% de los votos pero es el partido más votado. Por efecto de la ley d'hont podría conseguir quizá unos 125 o 130 diputados, que son más de 1/3 de la cámara. Con ese 28% de los votos podría bloquear una reforma constitucional en contra del resto de la cámara.

Claro, esto generaría un grave problema de legitimidad. ¿Es legal que un partido con un 28% de los votos bloqueé una reforma constitucional? Sí, lo es, pero ¿Es legitimo que lo haga contra los representantes de un 70% de los votantes? Obviamente no.
Esta situación nos llevaría a un punto peligroso y complicado de gestionar. Se podría disolver las cortes e ir a unas nuevas elecciones “denunciando” la actitud de bloqueo que ese partido (llamémosle PP) esté teniendo contra la voluntad mayoritaria y llamar a que no se le apoye. Pero sería posible que siguiese manteniendo ese 28-30% de los votos ya que en teoría la voluntad de bloqueo sería aceptada por sus votantes.
¿Qué se hace ante el bloqueo permanente de una minoría sobre una mayoría? Pues entonces, en este punto, es cuando habría que plantearse las posibilidades de ruptura. La democracia tiene reglas, una ley democrática hay que seguirla pero ¿y si se llega a un punto de este tipo? Pues entonces en este punto estaría justificado el rupturismo, un rupturismo democrático por supuesto pero rupturismo al fin y al cabo.

Este es el resumen de mi propuesta: Seguir los cauces legales de reforma constitucional, hacer un consultivo (que es legal) sobre esta cuestión específica de la forma de estado e intentar conseguir la república de este modo. Esta es nuestra obligación, es el camino a seguir y en principio no hay que dudar en seguirlo. Ahora, si vamos a una situación de minoría bloqueadora de la voluntad de la mayoría se podría plantear la ruptura (aunque quizá habría mecanismos dentro de la ley o de la estrategia política).

Y quiero insistir en un punto: Todo este mecanismo implica dos cosas fundamentales: La primera es intentar ganar la mayoría y la hegemonía cultural que es la base de cualquier futuro cambio y la segunda es la necesidad de acuerdos y pactos transversales con rivales políticos. Ojo, no se trata de sacralizar el consenso y de intentar patéticamente convencer a todo el mundo, pero sí que es necesario que cualquier reforma de calado no esté apoyada por sólo una mayoría coyuntural y que, en cualquier caso, sea defendida por más de una tendencia política. Tan importante como conseguir una reforma es que ésta perdure en el tiempo.

20 comentarios:

  1. Esto te lo escribí también en el grupo de Facebook para que más gente lo lea pero te lo dejo aquí también:

    Me ha gustado mucho esto: "Soy firme partidario de seguir los cauces institucionales y por tanto yo quiero un referéndum dentro de la legalidad vigente." Con esto, has demostrado tu gran sentido de la responsabilidad y moderación. Pese a nuestras diferencias, no me cabe duda que los entendimientos siempre están a la orden del día entre nosotros. Soy monárquico hasta la médula, tú no lo eres, pero comprendes las instituciones. Yo diría exáctamente lo mismo si fuera al revés -- si España fuera república y surgieran voces monárquicas. Hay que ser escrupulosos con la Constitución y las instituciones. Mira, EEUU es una república y yo soy monárquico pero si mañana surgieran voces "pro monarquia" en USA, yo no estaría a favor porque sería contrario a la ley aqui y a la Constitución. En resumen, necesitáis, vuestro bando, una mayoría legal y constitucional, llegar a consensos. Dices que no se trata de sacralizar el consenso, pero yo te diré esto: en materias de trascendencia constitucional, el consenso reduce, obviamente, el conflicto y lo último que necesita una democracia, por no decir JAMÁS, es un alto nivel de conflicto civil. Es imprescindible que en cuestiones de instituciones de estado exista el grado mas alto de consenso civil. No te puedes imaginar la cantidad de americanos que me comentan (los que conocen a España y su modélica transición) lo "admirable" que les parece los españoles en cuestiones de consenso y derechos humanos mínimos. España. un país que pasó de ser uno de los mas cerrados y ultraconservadores de Europa a ser posiblemente el mas abierto en prácticamente todo. No perdamos eso de vista ni empecemos a agitar pasiones ya superadas. Creo que tu propuesta es la más razonable de las que he visto del bando "republicanista".



    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro:
    Siempre viví en república hasta que me vine de inmigrante a España. La corona española en América Latina está bien vista y el rey Juan Carlos supo reconstruir la relación que la dictadura había roto.
    Así que en principio mi visión de la monarquía era (es) favorable.
    Durante mucho tiempo, la discreción de la monarquía española, hizo que muchos no pensaran en ella, hasta que comenzaron los escándalos, sobretodo el del duque, más que el del elefante (que no deja de ser tan terrible como el primero) y la gente comienza a plantearse si vale la pena o no seguir con la monarquía.

    Si creo que se debe plantear por los caminos regulares el referéndum. Bien de la forma que tu planteas o como considere conveniente el parlamento siempre dentro del cauce de la legalidad. Pienso que por el hecho de haber ganado las elecciones o de haber producido una llamada de atención al establishment, no significa que me tenga que saltar la ley a la torera. La euforia de los resultados electorales pareciera que nubla la mente y las decisiones tomadas en calentones o en euforia a veces no son meditadas correctamente.

    Saludos Pedro. Veremos como se desarrollan los acontecimientos.

    ResponderEliminar
  3. El caso es que mientras no se cambie la idea de que la república es de izquierdas, incluso muy de izquierdas no habrá solución a este tema.
    Y veo lejos el momento en que cambie.

    ResponderEliminar
  4. Pedro, es cierto que escribes mucho y muy bien, pero para algunos limitaditos intelectuales como yo, a veces tenemos la tentación de leer por encima y sobre todo de saltarnos algún párrafo. Pero hoy no va a ser ese día. Me lo he leído todo. Dos veces.

    Sigo sin estar de acuerdo contigo. En este momento, el rey ha abdicado la Corona; no la ha cedido a su hijo. El matiz es relevante. Que las Cortes voten una ley para dar continuidad a la dinastía reinante es, a todos los efectos, irrelevante por lo que respecta a la abdicación del monarca, que ya se ha producido. Son dos cosas diferentes.

    El momento para plantear un referéndum sobre la forma de estado es ahora. No tengo la más mínima duda. Porque ahora hemos de decidir. Los poderes del statu quo, los que se han beneficiado de la monarquía, evidentemente pretenden que decidan los diputados; los republicanos, los demócratas, queremos que decida el pueblo, al que la Constitución Vigente - si citamos la Constitución la citamos para todo - otorga, en su artículo 1, la soberanía nacional.

    Que es posible que en España haya una mayoría monárquica y que perdamos en referéndum los republicanos. Lo es. Claro que lo es. Pero si eso es así y la mayoría de la ciudadanía quiere una monarquía, punto y pelota. Eso se llama democracia. Y yo, antes que cualquier otra cosa, soy demócrata.

    ResponderEliminar
  5. Enrique, hasta donde yo sé, "el" que "cede" la corona a Felipe es la Constitución (como dice Pedro), y lo que van a votar las Cortes son el resto de detalles de cómo se debe realizar la sucesión y el nuevo status de la Familia Real (si el Rey queda como aforado, etc...) o quizás sea más preciso decir "la familia del Rey". Es de nuevo la Constitución la que dice que la nueva heredera es Leonor, salvo que Felipe y Letizia tengan un hijo varón. O a lo mejor es que no he entendido lo que dices tú.

    ResponderEliminar
  6. La Constitución, en efecto, establece dos mecanismos de sucesión a la Corona: a) al fallecimiento del monarca, sin más dilación, hereda el puesto el Principe Felipe; b) en caso de que el monarca abdique, se le declare incapaz o se vaya a mamarla por ahí, la sucesión ha de resolverse mediante ley orgánica en Las Cortes.

    En este momento, salvo prueba en contra, estamos en el supuesto b).

    ResponderEliminar
  7. Mmm... sí, leo ahora los artículos de la Constitución y diría que tienes razón, sólo que a mi me despista la diferenciación entre "sucesión" (57.1) y "Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica" (57.5)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sucesión al Trono es por Herencia, de manera que el heredero adquiere su herencia tras el fallecimiento del titular. Ahí, el mecanismo es automático, no requiere de ley orgánica. Lo que sí requiere de ley orgánica es el resto de supuestos.

      Eliminar
    2. No acabo de verlo, a mi es que esos "y" (el segundo) me despistan bastante y no sé si se refieren o son aplicables porque la ley orgánica aún no existe (en contraposición a que ya existiese, en el futuro), si esa ley sólo aplica a la sucesión de Juan Carlos (explíctamente nombrado en el texto de la Constitución) o cualquiera que ocurra de ahora en adelante, o sólo si hay duda "de hecho o derecho" sobre la sucesión actual.

      Eliminar
  8. Enrique (y Julio por extensión),

    No sé si te he acabado de entender. Creo que tu argumento es que como el rey ha abdicado y eso no está constitucionalmente regulado, y por tanto es necesario hacer una ley orgánica, entonces las cortes son realmente quienes deben decidir qué se hace con la sucesión y que por eso hay que plantear un referendum ahora, antes de que se produzca la sucesión ¿es eso? Si es eso, el argumento me parece rebuscado y sin sustento jurídico.

    Que no haya ley orgánica no implica que ahora el congreso tenga potestad de nada más que de aceptar la abdicación del rey o rechazarla. El congreso, por mucha abdicación que haya habido, no puede proclamar la república. El príncipe heredero es el príncipe de Asturias y el rey es el rey, más allá de bloquear la abdicación el congreso poco puede hacer. El título II de la constitución está muy cerrado y no deja espacio para nada de eso.
    Lo único que se podía hacer (estirado un poco la imaginación) es negarse a hacer esa ley orgánica mientras se organiza un proceso constituyente, pero tampoco creo que tenga ningún sentido hacer eso.

    Muchas gracias por lo de que escribo muy bien. Aunque por ahora sólo está demostrado que escribo mucho ;-)

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y por qué, por ejemplo, habría que o podrían rechazarla? Yo siempre entendí en todo lo que leí los últimos días que la ley orgánica regulará el cómo se produce la sucesión, no si se produce o no, Pero vamos, que no tengo ni idea, por aludo a lo que leí o escuché.

      Eliminar
    2. Julio,

      Hay que tener en cuenta que la constitución es relativamente ambigua en muchos puntos. Aquí la constitución dice técnicamente que "Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica".

      Yo de aquí interpreto: 1/La abdicación o renuncia es un proceso relativamente normal y, por tanto, en el caso de producirse se debe regular por ley, 2/No hay, por tanto, opción para que las cortes cambien la forma de estado por darse una renuncia al trono y 3/ La ley orgánica es necesaria para la abdicación, por tanto de no promulgarse el rey no puede abdicar y debería permanecer en el trono hasta su muerte.

      Claro, todo esto es interpretable. Hay quién dice que las cortes están obligadas a facilitar la sucesión, algo que parece normal pero que yo creo siempre se podría dilatar en el tiempo o buscársele la vuelta si se quiere. Ahora, más allá de facilitar o contener la abdicación tampoco veo más opción, porque entraríamos a contradecir otros artículos de la constitución.

      Saludos,

      Eliminar
    3. A ver, Pedro. Un republicano, al menos yo lo creo así, siempre considera buen momento para iniciar el proceso constituyente hacia la III República, abdique o no el monarca.

      Le señalaba a Julio, en el marco de un interesantísimo debate, que la Constitución establece dos mecanismos claramente diferenciados para dar cumplimiento a la sucesión a la Corona. En el primero, y dado que el trono es hereditario, una vez fallecido el monarca reinante, automáticamente su heredero asume la herencia; en el segundo, el rey abdica, dimite, se larga por ahí, lo que sea, se requiere la intervención de las Cortes mediante una L.O.

      En mi opinión, este momento es ideal para plantear el referéndum sobre monarquía o república porque es el momento en que se produce la sucesión al Trono. Es un momento de cambio. Y en un país democrático considero muy importante dar la voz al depositario de la soberanía nacional: el pueblo.

      Eliminar
    4. Bueno Enrique, siento discrepar pero es que discrepo. Yo te diría que un republicano debe ser calculador y no meterse en un referendum que probablemente perderá y consolidará la monarquía durante 40 años. Creo que es más conveniente trabajar culturalmente en ese sentido viendo, como vemos, que la opción republicana crece día a día.

      Yo creo que estamos demasiado subidos a la cresta de la ola y que éste no es el momento del cambio, es el inicio del movimiento de cambio. Yo creo que hay que madurar, hay mucho que hacer, mucha gente a la que convencer, muchas fuerzas políticas a las que explorar, e intentar hacer las cosas bien. Llámame temeroso si quieres, pero lo he pensado y creo que esta es la mejor opción, tanto porque mantiene la legalidad cuando aún no existen motivos para romperla como porque creo que ahora perderíamos.

      Saludos,

      Eliminar
    5. No soy partidario de esperar el momento oportuno en que sepamos seguro que ganamos el referéndum. Eso no llegará nunca. Yo soy partidario de que hable la ciudadanía. No tengo ningún miedo a perder el referéndum, porque no tengo ningún miedo a las urnas. Y si se pierde ahora, yo seguiré trabajando para convencer a la gente de que cambie de opinión. Democracia, amigos. Democracia.

      Eliminar
  9. Coincido con Pedro, yo estoy a favor de un referendum sobre república o monarquia,.....pero no ahora....los procesos tienen sus cauces y tan importantes son las formas como el fondo por lo menos en un estado de derecho....centremonos en reformas de caracter politico - social para que la crisis no siga siendo la escusa para dilapidar el estado de bienestar ese debate lo considero fundamental para recuperar la política asi como aunar esfuerzos de convivencia, y por supuesto romper con unas situaciones de inoperancia institucional a todos los pilares del estado que exiguen reformas profundas si no queremos caer en el suicido como país....por supuesto que habrá república no me cabe la menor duda pero no creo que sea el momento sinceramente.

    ResponderEliminar
  10. ¿Cada cuánto tiempo es razonable hacer un referéndum sobre cuestiones esenciales de la organización del Estado? ¿Se mantendrían esos referendums una vez se hubiese implantado la República? ¿Pedirían los republicanos actuales que se escuche al pueblo una vez se haya conseguido la República?

    Don Pedro, yo no me considero monárquico. Considero a la corona una institución arcaica y evidentemente poco democrática, pero estoy terriblemente cansado de que en este país siempre haya dos bandos que intentan echar por tierra todo lo que puede del contrario. Me encantaría que, por una vez, superemos nuestras rencores, nuestras cunetas, nuestros muertos y nuestros símbolos y, simplemente, seamos un poco más felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respondo a sus preguntas:

      "¿Cada cuánto tiempo es razonable hacer un referéndum sobre cuestiones esenciales de la organización del Estado?"

      Es una buena pregunta. Intuitivamente le diría que en cualquier momento que haya una mayoría no coyuntural que lo demande pero bueno esto son cosas que se pueden hablar. De todas formas convendrá conmigo que las cosas no pueden ser eternas.

      "¿Se mantendrían esos referendums una vez se hubiese implantado la República?"

      No.

      "¿Pedirían los republicanos actuales que se escuche al pueblo una vez se haya conseguido la República?"

      Una vez implantada la república, que bajo nuestros valores es algo más moderno y democrático y en donde el jefe de estado es electo, ya no se harían referendums en este sentido.
      Es absolutamente lógico me parece a mi.

      Respecto al resto:
      A mi me gustaría saber por qué la parece que mi propuesta, escrupulosamente democrática, echa por tierra nada. Se basa en la simple premisa de que no tiene sentido mantener la monarquía si la mayoría de la población cree que es mejor una república.
      No sé dónde le ve usted el problema o los supuestos "rencores" de esta propuesta...

      Saludos,

      Eliminar
  11. O sea que no se trata de escuchar al pueblo. Lo de la mayoría no coyuntural es solamente mientras no se imponga el modelo que a usted le gusta. El día que se imponga, las mayorías dejan de interesar.

    No digo que el modelo deba ser eterno, pero en EE. UU. la constitución tiene más de 200 años y siguen aceptándola como el modelo de Estado que desean. Y no pasa nada.

    Los rencores son evidentes cuando los manifestantes a favor de la república no dejan de exhibir la bandera tricolor que es tan preconstitucional como la del pollo y representa a un régimen sensiblemente menos democrático y libre que el actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don JJ,

      No es "imponer" lo que a mi me guste. La democracia también está impuesta, y la libertad de expresión y la igualdad entre un hombre y una mujer. ¿Por qué no nos cuestionamos estas cosas? ¿Por qué no dejamos que el 51% de la gente decida que a los homosexuales hay que quemarlos en la hoguera? Pues porque no, porque desde la moral actual y desde los valores de esta época eso es bárbaro e inconcebible.

      Con la monarquía pasa igual. No es concebible, desde los valores actuales, que haya una familia que ocupe la jefatura del estado durante toda su vida y la transfiera de forma hereditaria no tiene sentido alguno. Y por eso ninguna república del mundo se plantea restaurar la monarquía. Eso, sencillamente, no tiene sentido alguno.
      Las monarquías que existen (en occidente) son residuos del pasado, tradiciones que se han mantenido y que, al vaciarlas de poder, se han convertido en tolerables o incluso folclóricas. La nuestra es el caso más excepcional de todos porque nuestra monarquía ha sido restaurada hace 4 décadas por cuestiones particularísimas, pero para el caso da igual. Si mañana Bélgica o Noruega dejan de ser monarquías a nadie en su sano juicio se le ocurrirá volver a replantear la cuestión monárquica.
      Parece mentira que le tenga que explicar esto a un liberal como usted pero no todo es aséptico y se puede poner en una balanza de la misma manera. La monarquía y la república no son iguales, la segunda es "superior" a la primera porque es lo razonable desde los valores democráticos que basan nuestra convivencia, y por eso la regresión no es razonable ni aceptable. Esto no quiere decir que no se pueda aceptar una monarquía mientras la gente la quiera.

      ¿Que la constitución americana tiene más de 200 años? Sí, y ha sido enmendada 27 veces. Todas las constituciones se cambian y se adaptan ¿O es que usted pretende que tengamos las tablas de Moises?
      Los americanos tienen el modelo que tienen porque les parece bien y porque es el que quieren tener. Si mañana quisiesen un modelo parlamentario en vez de presidencialista ¿por qué no lo van a cambiar? Todo se puede cambiar, atendiendo a la lógica del cambio, a la mayoría que haya y a los valores sociales mayoritariamente aceptados.
      Y por tanto volvemos a la cuestión inicial ¿por qué no acepta usted que España debe ser una república si la gente mayoritariamente lo desea?

      Saludos,

      p.d: Deje de mirar todo con suspicacia. La bandera de la II república, incluso antes de la II república, se convirtió en el símbolo republicano de este país. Representa el anhelo por una III república y no porque vuelva la II. Esto es así para la mayoría de gente.
      No vea rencor en personas de 20 y 30 años que no han conocido ni la dictadura. Ustedes se ciegan por suposiciones. Hablen con estos republicanos jóvenes y pregúntenles por reconceres de hace un siglo. Se sorprederá.

      Eliminar