La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







martes, 23 de septiembre de 2014

El referéndum escocés y el caso español


















El referéndum escocés acabó con el resultado esperado por todos, una victoria del NO a la independencia. A pesar de que el resultado fue más holgado de lo que algunos esperaban, realmente creo que fue más apretado de lo que Cameron y los unionistas pensaron en el momento de convocarlo (de hecho creo que lo convocaron sencillamente porque daban nulas posibilidades al SÍ). Un 44,5% de los ciudadanos a favor de la independencia es mucho y podría ser perjudicial para la convivencia futura si el independentismo no acepta la derrota y comienza a razonar en términos de predeterminismo histórico, pidiendo un nuevo referéndum en cuanto la coyuntura les sea favorable. Confiemos en que eso no pase.

Desde posiciones independentistas, nacionalistas y también desde parte importante de la izquierda, se están haciendo análisis torticeros sobre el referéndum, la realidad británica y su comparación con España. Una de las cosas que más he oído repetir es que el Reino Unido tiene una democracia ejemplar y un primer ministro muy demócrata que acepta el veredicto de las urnas, mientras que en España tenemos una democracia de baja calidad y unos gobernantes que quieren coartar la expresión de la voluntad popular en ciertos territorios (Cataluña).
Este análisis es síntoma del desconocimiento absoluto de cómo funcionan los sistemas políticos de estos dos países y, por extensión, de los principios de la democracia misma. El análisis de los nacionalistas no me preocupa, pues estos son especialistas en la manipulación y la confusión y reorientan todos los hechos históricos y políticos a su conveniencia, pero sí me preocupa y mucho que haya análisis de este tipo entre quienes no son nacionalistas y más todavía entre los que se consideran progresistas o izquierdistas.
Si en el Reino Unido se ha podido convocar en referéndum se debe a la peculiaridad británica de no tener una constitución escrita. En el Reino Unido el parlamento es la máxima fuente de autoridad y no hay una constitución escrita que limite el poder del mismo. En teoría el parlamento británico puede legislar casi lo que le dé la gana con su mayoría coyuntural sin que haya limitación alguna a su poder.
Esto en España (o el cualquier estado de la Europa continental) es diferente. La constitución limita los poderes del parlamento y del gobierno con la doble función de dar estabilidad y, sobre todo, defender los derechos de los ciudadanos. Nuestra constitución garantiza las libertades públicas y civiles y gracias a eso se puede evitar que un gobierno con mayoría absoluta pueda limitar o revocar esas libertades y derechos.

Esta realidad genera dos sistemas distintos, uno más flexible pero menos garantista (el británico) y otro más inflexible pero donde las libertades están más protegidas (el español; el europeo continental en general). De aceptar los argumentos de quienes están elogiando la democracia británica parecería que es preferible tener un sistema “flexible” para poder realizar este tipo de referéndums o para poder gestionar la realidad del país a discreción, pero eso, señores, es un auténtico disparate y debe ser fuertemente rebatido.
En teoría el parlamento británico podría mañana mismo aprobar una limitación de las libertades básicas y de los derechos ciudadanos. Digo en teoría porque desde 2009 hay una “corte suprema” en el Reino Unido que quizá podría limitar las decisiones del parlamento en función de alguna realidad (como la pertenencia a la Unión Europea), aunque no está claro.  Pero en principio la “soberanía parlamentaria” en el Reino Unido es absoluta y el parlamento podría proponer cualquier majadería que atentase contra las libertades ciudadanas.
Sin embargo eso en España no puede pasar. En España las libertades básicas están protegidas por el título 1 de la constitución, uno de los títulos que requieren un mecanismo muy rígido para ser reformado (requiere 2/3 de dos cortes consecutivas y un referéndum). Y es gracias a esta rigidez por lo que nuestras libertades están a salvo, es gracias a esta rigidez por la que el PP no puede reformar la ley electoral nacional en su propio interés, es gracias a esta rigidez por lo que el PP no puede limitar el derecho a huelga ni el de manifestación, es gracias a esta rigidez por lo que nuestro sistema no ha degenerado hasta límites que rozarían los de un estado autoritario.
¿Qué preferís realmente? ¿Qué vuestras libertades básicas estén protegidas por una constitución o que se pueda flexionar el sistema político del país para resolver problemáticas de parte? Yo lo tengo claro, yo quiero mis libertades protegidas para que un gobierno no comience a restringirlas conforme le venga bien. Eso es sagrado y más importante que darle la posibilidad a un gobierno de hacer un referéndum de secesión, mucho más importante. Esto hay que entenderlo porque si no tenemos un problema de fundamentos democráticos.

Esta rigidez constitucional es precisamente la que no permite al presidente del gobierno de España convocar un referéndum como el escocés en Cataluña. Se dice que se podría hacer un referéndum consultivo y por tanto no-vinculante pero esto me parece que no está nada claro. Para empezar la constitución dice que en un referéndum consultivo deben ser consultados “todos los ciudadanos” (parece que no podría hacerse en Cataluña solamente) y además este referéndum consultivo parece que está pensado para leyes orgánicas no para reformas constitucionales. Para llevar a cabo una secesión debe reformarse el título I de la constitución y eso requiere un referéndum final entre todos los ciudadanos, por lo que el primer referéndum podría no estar justificado ¿se podría denunciar al presidente del gobierno por prevaricación si convocase ese consultivo? No sé si prosperaría pero creo que sería posible.
Pero asumamos por un segundo que ese referéndum consultivo se puede hacer e imaginemos que sale Sí a que Cataluña sea independiente. Bien, ¿qué hacemos? El único camino es emprender una reforma constitucional. Y esa reforma debe hacerse por el procedimiento agravado, es decir, tendría que aprobarse la reforma por 2/3 de las cortes (congreso + senado), disolverse las mismas y convocar elecciones, que los 2/3 de las cortes siguientes confirmasen el proyecto, y finalmente hacer un referéndum entre todos los ciudadanos españoles. Ese es el único camino para poder llevar a la secesión.
Es que incluso si hubiese una ruptura constitucional y se tuviese que hacer una constitución nueva, también serían los ciudadanos españoles quienes tendrían que aprobar o no esa constitución. Vamos, siendo claro: Se haga lo que se haga y se gestione como se gestione este asunto va a haber un paso inevitable: Todos los ciudadanos españoles van a tener que votar y van a tener que aceptar mayoritariamente una secesión de Cataluña. Tan sólo un colapso del estado español (por una guerra o una revolución destructiva) o una dictadura (que usurpase la soberanía a los ciudadanos) podría llevar a una secesión de Cataluña sin que el resto de españoles tuviesen que validarla.
Esto es muy importante entenderlo: La secesión, de darse alguna vez, va a tener que ser multilateral. Y este principio es precisamente el que los nacionalistas no aceptan, pues ellos quieren decidir unilateralmente. Es que incluso si todos los partidos acabasen votando a favor de la secesión de Cataluña, ésta no podría llevarse a cabo a no ser que los ciudadanos españoles lo validasen por referéndum. Estos andaluces a los que se les llama vagos subvencionados por el PER y esos extremeños a los que se les trata como niños de África tendrían que votar a favor de la secesión de Cataluña, les guste o no les guste a los independentistas catalanes.

Imaginemos que el PP, PSOE, Podemos o quien sea se comprometen a “respetar” lo que digan los catalanes en un referéndum ¿Y si los ciudadanos españoles dicen que NO en el referéndum de reforma de la constitución? Cuidado que esto no sería nada improbable porque los ciudadanos españoles no son nada propicios a que Cataluña deje de ser España, por varias razones (desde sentimentales hasta económicas). ¿Veis la situación que se podría generar? Los independentistas catalanes bramando porque el resto de españoles les tienen “en una jaula” y no les dejan independizarse...
Viendo esta situación creo que debe ser evidente para todos (y para los primeros que debería serlo es para los políticos independentistas catalanes) que Cataluña no se va a poder secesionar del resto de España por este camino. Sin decir que es imposible (porque nada es imposible) parece evidente que este camino no tiene salida. El mecanismo adecuado, pragmático y sensato, si se quiere una secesión futura o al menos un derecho en ese sentido, es promocionar una reforma constitucional.
¿Por qué los independentistas catalanes no lo han hecho así? Pues creo que hay varias razones. La primera y fundamental es que creo que muchos independentistas, al menos los que gestionan el proceso, no tienen en mente la independencia realmente sino la gestión de una amenaza para conseguir sus objetivos. Hay otros independentistas que simplemente tienen ensoñaciones con movimientos imparables y románticos y que creen, de forma absurda, que si la mayoría de un “pueblo” quiere la independencia al final la va a conseguir, y quizá buscan alguna manera de generar un conflicto para que venga alguien del exterior a  arreglarlo. Otros directamente no aceptan, por cabezonería, que su secesión deba comenzar “en Madrid”. Y finalmente a la mayoría de los independentistas de base nadie les ha explicado que este camino no es posible y se les confunde con romanticismos políticos y confusiones legales.

En resumen, aquí tenemos dos opciones. La primera es dejar las cosas como están a nivel constitucional, es decir, que la unidad del país se siga considerando inquebrantable y que tan sólo se pueda cambiar con amplísimas mayorías generales mediante reforma constitucional agravada. Este camino no quita para que pueda hacerse una reforma constitucional con el objetivo de hacer un sistema más federal o que se pueda hacer cualquier cambio en la estructura interna del país, pero sin cuestionar la soberanía común de todos los ciudadanos españoles.
La segunda opción es ir a una reforma constitucional que abra el camino a una futura secesión mediante un mecanismo claro. El referéndum que se ha hecho en Escocia, con todos los respetos, ha sido una chapuza que no establecía ni mecanismos ni condiciones ni porcentajes mínimos ni nada que hiciese razonable el futurible proceso independentista (probablemente porque estaban absolutamente seguros que saldría NO), así que se tendría que establecer un marco mucho más sensato. Esta reforma también tendrían que aprobarla todos los españoles en referéndum así que más les valdría a los independentistas defender las bondades de una reforma así para todos los españoles.
Al final, de optar por esta segunda vía, creo que el espejo en el que debemos mirarnos no es la chapuza hecha en Escocia sino más bien la “Clarity Act” Canadiense, no para copiarla sino para adaptar sus ideas a nuestra idiosincrasia, historia y valores políticos. Pero esto lo contaré en el siguiente escrito.

7 comentarios:

  1. Hola, Pedro:

    Tu escrito me ha recordado un montón a una charla que tuve hace poco con un joven norteamericano. Él me comentaba, sin malas intenciones, sobre las libertades en EEUU, casi como pensando que nosotros los españoles no gozábamos de esos derechos. Cuando le comenté que no solo teníamos esos derechos sino que nuestra constitución era "superior" a la suya en lo que a derechos se refiere, se quedó mudo y mirándome.

    "Esto en España (o el cualquier estado de la Europa continental) es diferente. La constitución limita los poderes del parlamento y del gobierno con la doble función de dar estabilidad y, sobre todo, defender los derechos de los ciudadanos."

    Exáctamente compañero. En España tenemos unas protecciones, tenemos un proceso democrático, tenemos un sistema bastante mejorable, pero de ninguna manera inferior al británico.

    Por otro lado, no ignoremos que RU es parte de la Unión Europea y eso limita, teóricamente, su supremacía parlamentaria con leyes tales como la de los derechos humanos de 1998.

    "Nuestra constitución garantiza las libertades públicas y civiles y gracias a eso se puede evitar que un gobierno con mayoría absoluta pueda limitar o revocar esas libertades y derechos."

    Muy cierto. Algo que, por ejemplo, no tiene el británico. Allí los derechos casi siempre dependerán de su parlamento.

    Me ha gustado bastante este párrafo:

    "Esta realidad genera dos sistemas distintos, uno más flexible pero menos garantista (el británico) y otro más inflexible pero donde las libertades están más protegidas (el español; el europeo continental en general). De aceptar los argumentos de quienes están elogiando la democracia británica parecería que es preferible tener un sistema “flexible” para poder realizar este tipo de referéndums o para poder gestionar la realidad del país a discreción, pero eso, señores, es un auténtico disparate y debe ser fuertemente rebatido."

    ¡Por fin! Estoy bastante cansadito de leer comentarios así en las redes. "Uyy qué democráticos son los británicos" dicen. Véte al infierno, hombre. ¿Qué sabrán esos de la "democracia" británica? Conozco muy bien aquél sistema y no se lo deseo a muchos. Lo que ocurre, Pedro, es que en España debida a nuestra oscura historia de inquisiciones católicas, siempre se ha mirado hacia el Reino Unido como panacea, como paraíso de libertades y de democracia. Pero los hechos pintan una realidad bastante distinta, en mi opinión obviamente pero, yo creo que compartes mi criterio en esto.

    El otro párrafo que escribes reza así:

    "¿Qué preferís realmente? ¿Qué vuestras libertades básicas estén protegidas por una constitución o que se pueda flexionar el sistema político del país para resolver problemáticas de parte? Yo lo tengo claro, yo quiero mis libertades protegidas para que un gobierno no comience a restringirlas conforme le venga bien. Eso es sagrado y más importante que darle la posibilidad a un gobierno de hacer un referéndum de secesión, mucho más importante. Esto hay que entenderlo porque si no tenemos un problema de fundamentos democráticos."

    Ya era hora de una puñetera vez que se trate este tema. En EEUU pasa algo parecido que en España en esta cuestión y este párrafo, de nuevo, me recuerda a mi charla con ese joven norteamericano. Él afirmaba que el sistema norteamericano-useño era mejor y yo le dije que en España teníamos un sistema más parecido al americano en ese sentido que al británico. "Pues entonces España es más liberal en estas cuestiones que UK", me espetaba. Pues sí, sí lo somos. Opino que España es un país más libre que Reino Unido. Para algunos, eso es blasfemia parece, pero a mí lo que opinen los papistas de turno me resbala.

    CONTINÚA



    ResponderEliminar
  2. De las dos opciones que planteas, ¿cuál sería la ideal para ti?



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfredo,

      Hmm, eso lo diré cuando acabe el tercer texto, pero bueno avanzo algo:
      El tener que recurrir a un mecanismo de secesión representa, para mi, un fracaso colectivo y una inadaptación del país a los valores democráticos. Ahora, mejor tener ese mecanismo que mantener un problema enquistado durante años y años, generándose problemas y sin solución a la vista.
      A buen entendedor... ;-)

      Saludos,

      Eliminar
  3. Dado que es inminente la aparición del tercer capitulo seré breve y moderado.
    Cuando leo los parrafos : "Gracias a esta rigidez el PP no puede limitar el derecho de huelga y manifestación" o "nuestro sistema no ha degenerado hasta limites que rozarían el estado totalitario" me viene una carcajada incontenible. Cuando leo: "los independentistas creen, de forma absurda, que porque la mayoría de un pueblo quiera la independencia la va a conseguir" ya me entran ganas de llorar.
    Y reitero, guardo mi artillería pesada para el tercer articulo xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos cosas breves (y moderadas) también:

      - A pesar de las carcajadas, todo lo que ha hecho el PP ha sido infinitamente menos de lo que hubiese hecho de haber tenido España un sistema como el británico. El PP ha estado amenazando continuamente con reformas del derecho de huelga, de manifestación, etc. Y muchas de esas cosas no se han llegado a aplicar porque saben que podrían ser declaradas inconstitucionales. Otras veces, y esto se pudo ver con las reacciones policiales en manifestaciones como las del 25-S o de forma mas general con los jueces del laboral, el poder judicial ha sido quien ha parado los efectos destructivos de las leyes aprobadas por el gobierno o ha reprendido duramente las acciones y órdenes de éste, y esto ha sido gracias a las leyes existentes. No menosprecies las limitaciones que las leyes ejercen sobre gobernantes como los que tenemos y las garantías que nos ha dado la necesidad de mayorías cualificadas para la reforma de ciertas leyes.

      - La mayoría de un "pueblo" quiere muchas cosas. La mayoría de los catalanes querrían un concierto económico como el vasco, al igual que querrían probablemente los habitantes de Padania o de Flandes. Los habitantes de la moraleja seguramente querrán un IRPF plano del 15% para todos, la mayoría de los manchegos que no haya un trasvase del Tajo al Segura o la mayoría de los habitantes de Baviera quieren que se acabe el fondo de solidaridad con los lander de la RDA.
      Pero estos "pueblos" no pueden tener lo que quieren, y afortunadamente no pueden porque sino entraríamos en un espiral terrible de egoísmos grupales de todo tipo que destruirían la distribución de riqueza y la democracia misma. Tus lágrimas, Ricardo, me da la sensación que convierten la democracia en una frivolidad posmodernista.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Sóc en Pep Montella

    A mi el Regne Unit em semabla un exemple en moltes coses, especialment en que ha suspès l'autonomia d'Irlanda quatre vegades. I ha fet molt be. Quan diguin que a Espanya som menys demòcrates els penso contestar que si suspenem l'autonomia catalana farem com a l UK

    ResponderEliminar
  5. Ciertamente creo que una de las grandes diferencia con Vd. es que no tengo una devoción incondicional por la democracia, al menos por ésta. Recordemos aquello de dictar las leyes que yo haré los reglamentos, el PP con esta máxima maneja la democracia como quiere. No puede modificar el derecho a huelga y manifestación pero puede encarcelar a quien los ejerce arbitrariamente y a pesar de lo que Vd. piensa con la absoluta connivencia judicial. Los artículos constitucionales de vivienda, educación, sanidad, etc. son papel mojado en sus manos, eso sí, no puede modificarlos gracias a nuestra Sacrosanta Constitución.

    ResponderEliminar