La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







lunes, 15 de diciembre de 2014

Las primarias de Compromís


Julià Álvaro













Las primarias de la coalición Compromís para las elecciones autonómicas y locales de mayo de 2015 ya están en marcha. Estas primarias me interesan mucho, tanto por mi proximidad a Compromís (o más exactamente, a dos de los tres pilares de Compromís) como por el hecho de que en principio se trataba de unas primarias altamente democráticas, pues además del cabeza de lista se elige a los componentes de toda la lista.

Como he dicho muchas veces, de todos los ejercicios de primarias que he visto en España el más democrático ha sido el de EQUO, tanto por la forma como por el resultado (el candidato a las europeas no fue el teóricamente favorito). Compromís también tuvo unas primarias bastante democráticas en las elecciones europeas, lo que pasa es que la naturaleza de Compromís es más compleja y para mantener la pluralidad dentro de la formación las primarias se llegan a desnaturalizar bastante, pues a la corrección de género se le añaden correcciones de pertenencia y Compromís tiene cuatro pertenencias que hay que representar (los tres partidos fundadores y la Gent de Compromís).
También fue bastante democrática (sobre el papel) las elecciones primarias en Podemos para las elecciones europeas, pero ahí sí se vio una cosa que hemos podido ver en el proceso de estructuración del partido: La cúpula acaba imponiendo a sus candidatos, tanto por su fuerza mediática como por la elección de los procedimientos que más convenían a la elección prefijada. Esto lo desarrollaré más adelante.

La primera fase de las primarias de Compromís, que es la de presentación de los candidatos, ya se ha cerrado.  A falta de los avales ya tenemos a los candidatos a encabezar los principales ayuntamientos, las listas provinciales, en nº1 por Valencia (y candidato a la presidencia de la Generalitat) y el resto de las listas.
Pero el resultado ha sido algo decepcionante, pues tanto para la presidencia a la Generalitat y el nº2 por Valencia, como para los cabeza de lista municipales de las 4 principales ciudades de la Comunidad, tenemos candidatura única. En cierta manera ha habido un pacto de no-agresión, una especie de reparto de cargos en un despacho que se ha fortalecido por la evidencia de que ningún candidato alternativo y ajeno a las cúpulas pactantes tenía ninguna posibilidad de derrotar a los candidatos “oficiales”.
Ojo, no estoy criticando el hecho, pues es obvio que Compromís debe mantener la pluralidad para garantizar su existencia y eso limita muchísimo los grados de libertad, pero hacer unas primarias sin candidato alternativo es feo y desnaturaliza las mismas. En Compromís deberían haber garantizado un competidor digno a los cabeza de lista, un sparring para los candidatos in péctore, que estaría destinado a la derrota pero hubiese convertido a las primarias en algo más que una aclamación del candidato.

Las primarias reales se circunscriben, por tanto, al “resto de la lista”, pero ojo que estas primarias están muy limitadas por las cuotas de género y de pertenencia. Por ejemplo, en número uno por Valencia será Mónica Oltra (candidata única), el número dos será Morera (candidato único) y el número tres, por tanto, será alguien de Verds-EQUO o de Gent de Compromís, y por la fuerza relativa de ellos con casi toda probabilidad será de Verds-EQUO. Así pues esta tercera plaza se la juegan Julià Álvaro, portavoz del partido, y Juan Ponce, diputado actual de Els Verds.
Y esta elección generaría, a su vez, implicaciones posteriores. El número 4 debería ser para una mujer, porque no puede haber más de dos candidatos del mismo sexo seguidos. Si es así el número 5 sería también de cuota de partido (los alternos son de “cuota” de partido) pero no de sexo, el 6 sería “libre” y en el 7 entrarían de nuevo una cuota o ambas.
El problema de todo este mecanismo, que está muy bien pensado pero que es muy rígido, es que puede dejar buenos candidatos fuera de Les Corts. Por ejemplo el diputado Fran Ferri, el diputado más joven de esta legislatura y conocido por su alta actividad en Les Corts y por pertenecer al colectivo LGTB, podría tener que conformarse con el nº6 por Valencia si Julià o Ponce sacan el nº3, y el nº6 no garantiza en absoluto la presencia en Les Corts.
¿Es esto justo? Pues obviamente no. Las “cuotas” siempre son injustas, el problema es que a veces son necesarias para hacer listas representativas interna y externamente. Es un debate complicado, que entronca con muchos otros ámbitos de la sociedad, como las cuotas de sexo en los consejos de administración o las propias cuotas raciales que existen en los EE.UU.

Podríamos caer en la crítica fácil de que esto no son unas primarias, que está todo decidido en los despachos, etc. Sí, es verdad, esto ha acabado siendo unas medio-primarias y la participación acaba teniendo poco sentido para la inmensa mayoría, pero seamos realistas ¿quién ha hecho unas primarias “de verdad”? Sólo EQUO, nadie más.
Porque al final las primarias del PSOE son una chirigota, donde la “apertura” de las mismas consiste en que los afiliados apuntan a dos amigos o familiares y les dicen a quién votar. Las primarias de UPyD, por poner otro ejemplo, están también fuertemente dirigidas por la cúpula, que da publicidad y cancha a los candidatos que deben de salir y que, por tanto, acaban saliendo casi siempre.
¿Y en Podemos? Pues en Podemos las primarias o las decisiones de la base están fuertemente dirigidas por la cúpula de Iglesias. En las primarias a las elecciones europeas al final salieron los candidatos que debían de salir, los que salían en los actos y de los que hablaba Iglesias en los mítines. En el proceso de constitución del partido también se hizo una “lista de la cúpula”, cerrada y con los miembros afines al secretario general, y lo mismo pasó con los estatutos. Para las cúpulas y secretarios generales locales pasará probablemente lo mismo, aunque quizá haya alguna excepción menor.
Mucha gente ha acusado a Podemos de hacer “bonapartismo”, pues al igual que los Bonaparte se usa el referéndum como forma de que el líder se de un baño de masas y de legitimidad democrática. La cuestión es que en el "bonapartismo" el referéndum no es un "fin" para conocer la voluntad popular sino un medio para bañar las decisiones de la cúpula de voluntad popular. Se acusa a Iglesias de usar la democracia interna como medio para dar legitimidad sus decisiones y la verdad es que es bastante así, pero cuidado que no es tan distinto a lo que hacen otros, en el fondo es sustancialmente similar solo que simbólicamente más “caudillista” y menos “oligárquico”, de hecho si se ha destacado por algo es por no integrar a los sectores críticos.

Dije hace unos meses que la experiencia de las primarias había sido globalmente positiva, aunque con muchas carencias. Pero ahora me quiero centrar un poco en lo negativo: Las primarias no pueden convertirse en un acto publicitario simplemente, en una forma de movilización de los afiliados y afines, a los que se les hace partícipes de una elección cuando, realmente, están más bien validando y no eligiendo.
Yo quiero ver primarias donde se decidan candidatos importantes, donde la cúpula sea neutral pero de forma activa, es decir, garantizando que los candidatos menos conocidos puedan llegar al público para que la competencia sea real. Insisto, tan solo EQUO lo ha hecho totalmente, quizá gracias a ser un partido pequeño.
Entiendo que Compromís tiene sus necesidades (integrar el pluralismo) y Podemos las suyas (estructurar un partido gobernable que no se pierda en asamblearismos), pero hay que hacer un esfuerzo sincero por intentar mejorar estos mecanismos e ir a un escenario de elección popular real. Y lo digo más por el segundo que por el primero, que conste.

11 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo. Las primarias, por llamarlo de alguna manera, de COMPROMÍS son una patraña y un engañabobos. Y las listas en PODEMOS nunca han sido cerradas. Que la gente se pase media vida reclamando listas abiertas y cuando las tiene vote en bloque por la lista entera es problema de la gente, no del procedimiento. Pero lo de Compromís es lamentable, patético y decepcionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique,

      Las primarias de Compromís pueden ser parciales, decepcionantes, medio-primarias, dirigidas, etc. Eso lo he dicho en el texto, pero llamarlo patraña me parece un poco extremo.

      De todas formas creo que lo que ha molestado es el comentario sobre Podemos. Pues no Enrique, ahí te equivocas, unas listas abiertas con decenas de candidatos desconocidos no son listas abiertas "reales", un mecanismo complicado anula las democracia real.
      Que las cosas sean democráticas sobre el papel no implica que sean efectiva y realmente democráticas. Un referendum parece el sumun de la democracia, pero un referendum se puede convocar con una pregunta capciosa, en el momento que venga bien al gobierno y con unos requisitos o censos convenientemente fabricados. Y, en ese contexto, el referendum deja de ser democrático para convertirse en una aclamación popular. Eso es el bonapartismo.

      Pensar que, para las elecciones al consejo ciudadano, la gente iba a elegir uno a uno los sesenta y pico puestos, más cuando la mayoría eran desconocidos, es una insensatez. Obviamente la gente iba a elegir en bloque y eso es lo que se hizo por la práctica totalidad de los que votaron.
      De hecho sé realista y dime ¿crees que va a haber alguien de la lista de Paulino que no vaya a ser elegido? Por supuesto que lo serán todos (o ninguno), pero no parcialmente. Y afortunadamente ha dejado algún puesto libre para otros porque sino gente como tú no tendría ninguna posibilidad, por mucha campaña que piense hacer a tu favor.

      Y oye esto no es una crítica feroz a Podemos, he dicho incluso que en cierta manera lo comprendo. Pero que no me vendan que Podemos es la democracia de base y directa en persona porque eso sí que es una patraña que no podemos comprar.

      Saludos,

      Eliminar
    2. Sin duda, que una persona con sólo inscribirse no sólo pueda votar sino ser votado y que, pese a todo, se pueda votar a quien se quiera, esté en una lista o no es el sumum absoluto y total de la democracia interna. Lo dice uno que tiene una dilatada experiencia en diversas ocasiones y en varios partidos.

      Lo que me disgusta de las elecciones internas de PODEMOS no es el mecanismo sino el comportamiento de los votantes porque para qué tanto reclamar listas abiertas, para luego votar como si fueran cerradas.

      Eliminar
    3. En EQUO se pudo votar solo con inscribirte como simpatizante (en Podemos acabas siendo un pseudo-afiliado en sus cuentas), podías votar a quien quisieses y muy probablemente hubieses podido ser candidato sin estar afiliado. Además, en las primarias de las europeas se hicieron debates igualitarios entre los 4 finalistas.

      Ese es el modelo más democrático que he visto, bastante más que el de Podemos que es muy democrático sobre el papel pero muy controlado por la cúpula en realidad.

      Saludos,

      Eliminar
    4. Olvidas que también estuve en EQUO y que lo dejé precisamente por la estafa de esas primarias, pacto con Compromís mediante?

      Eliminar
    5. ¡Tú eres el auténtico mesías! ¡Lo sé porque he seguido a muchos!
      ¡Perdón! Quería decir que Podemos es el partido auténtico con mejor democracia interna. Lo sé porque he estado en muchos. ¿Hace una porra a ver cuántos meses dura este con el nuevo mesías?

      Eliminar
    6. Yo no soy ningún mesías pero voy de frente y doy la cara, y cuando digo algo lo firmo, anónimo, que eres un anónimo.

      Eliminar
  2. En Compromís solo se ha presentado (que no impuesto) un candidato para encabezar las listas provinciales por valencia, en Castellón se han presentado 5 y en Alicante otros 5.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, tanto en Castellón como en Alicante hay más de un candidato para el cabeza de lista. Gracias, lo corrijo.
      No obstante creo que eso no cambia el análisis.

      Eliminar
  3. Buenas.

    Voy a opinar sobre esto ya que yo también las he seguido y hay cosas que me han gustado y cosas que no.

    Para empezar, soy totalmente anticuotas pero aunque no las comparto, las puedo llegar a comprender en Compromís por la pluralidad y tal y tal. Pero además no me ha gustado que sean asimétricas según provincias, según qué capitales de provincia, etc.; eso hace que las reglas del juego sean liosas; y esto es siempre es para mal.

    Yo no veo negativo que nadie se presente a competir con Oltra; es que a día de hoy no tiene un rival decente en todo el País Valenciano y las encuestas lo ratifican; que sí, que un sparring podía haber estado bien pero se comprende que no lo haya. Lo que sí que me parece cutre es lo del número 2 por separado sólo en Valencia provincia; está hecho especialmente para Morera (aunque él me dijera que no le gusta la opción). Desde mi punto de vista, hubiera quedado segundo prácticamente seguro sin necesidad de esto. Y puestos a hacerlo así, hubiera votado ese número 2 por Valencia en todo el País Valenciano, como se ha hará con el 1, adjudicando, en "pro" de la pluralidad de poder, el puesto de Portavoz (o Portavoz adjunto) de Compromís, que es al fin y al cabo lo que va a ser y no sólo lo será para la gente de la provincia de Valencia. Y además se justificaría dicha particularidad de la votación por separado, como se hace con el candidato a Presidente.

    Más allá de eso, cosas también cutres, que no pasarán pero cutres; son que en Alicante y Castellón el más votado podría no ser número 1 si se ha presentado a las primarias con el 2 % de avales, en vez del 5 % de los que optan a ser número 1. Como he dicho, en estas provincias no se separa.

    Estoy en parte de acuerdo con lo dicho de Podemos y Equo pero matizaré. A Podemos no le podremos juzgar definitivamente sobre sus procesos a candidatos hasta que no elija algunos autonómicos, ya que los procesos para elegir las cúpulas de los partidos, que no candidatos a elecciones, suelen ser más cerrados y dirigidos; el mismo Equo votó hace poco su cúpula y sólo votaban afiliados; en Podemos votaban sólo pseudoafiliados de manera abierta y estaba dirigido, sí; la diferencia a criticar vendrá cuando haya que elegir cabezas de cartel y listas. Es más, de las propias europeas, que no eran para cúpulas, claro está, vienen casi todas las personas fuertes con cierta crítica a las maneras de la recién elegida cúpula.

    Respecto a Equo, sí, es el que más me gusta en sus procesos de primarias a candidatos para elecciones; aun así, para que haya unos mínimos ecologistas y tal, creo que sería mejor que quien se quiera presentar, sea afiliado a Equo o no, necesitara aportar una pequeñísima cantidad de avales y así también se evitarían cosas como aquel candidato a Equo que luego se presento a Vox y demás.

    Aun así, hay cosas muy positivas, aunque puedan no tener repercusión, como que Compromís por València ciudad dejará presentarse a no afiliados que tengan un 5 % de avales; aunque me gustaría que fuese el mismo porcentaje que los afiliados (3 %).

    Y por último, voy a echarle un cable a Morera a pesar de lo dicho antes. Yo por ejemplo, sin considerarme nacionalista, le hubiese votado como 2 casi seguro ya que en estos años ha sido buen cortafuegos y hace un trabajo en la sombra que quizá se valora menos de lo que se debería. Ser la persona que ayuda a ser pegamento entre sectores como el de Nomdedéu (que me gusta, eh) y Oltra o Ponce o incluso en un momento dado López de Uralde (generales y europeas), tiene mucho mérito. Oltra también lidiaba, claro, pero veo a Morera como el conciliador.

    Por otra parte, más allá de ese número 2 cutre, él optaba por primarias sin cuotas (como me gustaría a mí) y, más allá de que le pudiesen beneficiar al Bloc o no, ha sabido contentar a los “suyos” en pro de Compromís.

    A ver el futuro. Ya me dirás tu opinión.

    Nota: valoro positivamente que IU también este haciendo abiertas (sólo :-() para sus cabezas de cartel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Álvaro,

      Yo comparto tu buena valoración sobre Morera, y yo no soy nada nacionalista, de hecho quizá sea hasta anti-nacionalista. Estoy muy de acuerdo con su gran papel como medidador entre el ala dura del Bloc y el resto. Ahora, a mi Nomdedeu...me callo.

      De todas formas y aunque sea entendible que nadie compita con Oltra porque sería derrotado, es feo. Y, además, creo que se ha hecho un poco a propósito, porque creo que unas primarias hubiesen llevado a que un sector de gente del Bloc votase al candidato alternativo a Oltra aunque fuese un idiota. Creo que se ha querido evitar ese conflicto. Recordemos que las tensiones en Compromís han sido muchas en las últimas semanas.

      Saludos,

      Eliminar