La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces

La nueva marca de La suerte sonríe a los audaces http://lasuertesonriealosaudaces.blogspot.es/







miércoles, 18 de febrero de 2015

Análisis del programa económico de Ciudadanos (I)
















Ayer se presentó por fin el programa económico de Ciudadanos(C’s), dirigido por los dos conocidos economistas Manuel Conthe y Luis Garicano. A la presentación le ha acompañado la publicación de un documento base de 10 páginas, que es lo que yo he leído. El documento tiene muchas propuestas, aunque la mayoría no están desarrolladas, y es lo que voy a analizar. Me concentraré en las principales propuestas para no hacer un texto demasiado largo.

Para empezar me centraré en la dialéctica de la redacción. El documento es curioso, porque hay veces que parece que te encuentras delante de un documento de un socialdemócrata nórdico y otras veces delante de un documento neoliberal. Te puedes encontrar un párrafo en que muestra angustia por el aumento de la desigualdad y la precariedad o criticando la Europa “de los mercaderes y banqueros” y, acto seguido, te encuentras con otro párrafo hablando de flexibilidad, competitividad, cultura del esfuerzo o atacando propuestas “colectivistas y estatistas”.
Esto no tiene por qué ser incoherente de por sí, lo que pasa es que en este caso parece que está absolutamente calculado. No es más que una estrategia de catch-all (atraparlo todo), una forma de atraer a todo el electorado potencial desde la derecha moderada hasta la izquierda tradicional. Ni de derechas ni de izquierdas o, mejor dicho, de derechas y de izquierdas a la vez. Es una cuestión de marketing, pero a la vez no es incoherente: Al final todos los problemas de los que habla son reales.
Otra cuestión de marketing político son las continuas referencias veladas a las propuestas de Podemos, a veces incluso manipulándolas. Ya he comentado lo de las propuestas “colectivistas y estatistas” pero también atacan la Renta Básica (“desincentiva el trabajo”), la dación en pago “como proponen algunos” o a esos mismos “algunos” que “culpan al rico norte de todos los males”. Estos comentarios no aportan nada a un programa económico, pero este documento tiene mucho también de propaganda electoral.
Por cierto, fijaos en una cosa. Mientras Podemos no ataca nunca a C’s, éstos sí atacan a Podemos. Puede parecer raro pero no lo es. Podemos, que compite por la victoria electoral, tiene en C’s un aliado ya que éste le quita votos al PP, sin embargo para C’s no es especialmente interesante que Podemos le robe votos al PSOE e incluso al PP, porque está en otro momento político. Para ellos lo importante es la escenificación política, el presentarse como tercera vía entre el bipartidismo y Podemos, y por eso le atacan.

Vamos a las propuestas. Para empezar tenemos que volver a decir que Podemos y sus propuestas están absolutamente presentes en las de C’s. De hecho, muchas de las propuestas de C’s pretenden combatir los mismos problemas que las de Podemos, ofrecen soluciones similares pero, eso sí, se “marean” para que parezcan sustancialmente distintas u opuestas a las del partido de Iglesias, cuando no lo son.
Una es, por ejemplo, es la ley de “segunda oportunidad” para las personas físicas. En el caso de los autónomos el procedimiento regulado propuesto se parece a los concursos de acreedores y es bastante sensato, con un procedimiento extrajudicial en primer término y, si no se llega a un acuerdo, un procedimiento judicial posterior. La idea es liberar a la persona de la carga de la deuda sobre sus ingresos futuros, algo necesario en esta situación de sobreendeudamiento y “muerte civil” de mucha gente.
Esta ley también aplicaría a quienes se les embargue la vivienda habitual. Se mejora la cantidad de deuda amortizada por el desahucio (al hacerse a precio tasado) y, si queda deuda, se sigue el procedimiento anterior. Al final, y en el caso de que la persona no tenga ni ingresos ni posibilidades razonables de conseguir ingresos futuros en cuantía suficiente, se intuye que el procedimiento acabaría con la extinción de la deuda, que sería equivalente a una dación en pago.
Suponiendo esto una evidente mejora, mi pregunta es ¿no sería más lógico simplificar el procedimiento para estos casos de desahucios de vivienda habitual? El procedimiento parece lógico para un autónomo pero no para una viejecita a la que le embargan la casa por haber avalado a su hijo. Mi sensación es que se genera un mecanismo complejo para evitar hacer una ley clara de dación en pago condicionado y diferenciarse así de las propuestas de Podemos o IU.

Una de las propuestas estrellas es el Complemento Salarial Anual Garantizado (CSAG), una especie de ayuda que complementaría los ingresos de todos los trabajadores que no lleguen a una renta mínima aún no concretada. En principio la idea se parece a la Renta Básica, pero hay algunas diferencias.
Primero, este CSAG aplicaría a los trabajadores, mientras la Renta Básica está pensada para todos (si es universal) o para las personas de bajos ingresos (si es de inserción). La justificación de esto es que no se desincentive el trabajo, sin embargo hablar de desincentivo del trabajo en un entorno de 25% de desempleo parece fuera de la realidad. Esto tendría sentido con un desempleo menor del 10%, no en la situación actual. De hecho, fijaos lo que podría pasar. Aplicando este CSAG a autónomos ¿no habría gente que se diese de alta sin actividad real simplemente para cobrarlo? Se podría llegar al absurdo de gente pagando cuotas de autónomos para cobrar esto.
Esto deja en el aire cuál sería la protección de los desempleados, que no se especifica ¿se mantendrá el subsidio de 450€? ¿Se convertiría en un derecho indefinido (lo que vendría a ser una Renta Básica de Inserción)? No se sabe. Da la sensación de que se protege al trabajador complementando su renta, pero no al parado. E insisto que tenemos un 25% de parados.
No obstante el CSAG puede tener un efecto positivo que, por alguna razón, no se comenta en el programa: Puede servir para aflorar la economía sumergida y reduciría el desempleo registrado y el fraude en el cobro de prestaciones. No acabaría con la contabilidades paralelas o con el pago de complementos en negro, pero sí haría emerger mucha actividad por cuenta propia o ajena que ahora está en negro. Y también facilitaría el autoempleo real.
Pero por otro lado el CSAG podría generar algo terrible: Podría estimular los salarios precarios. En cierta manera aquí hay una especie de “subvención salarial” encubierta, y por tanto el trabajador tiene un incentivo para aceptar salarios miserables y, consecuentemente, también el empleador para ofrecerlos. En la explicación de la medida no hay ni un comentario de este efecto y de cómo se pretende evitar, al contrario, en el momento se asume que una subida del salario mínimo expulsa del mercado de trabajo “a los trabajadores peor pagados” se está asumiendo como realidad inevitable estos trabajos con salarios miserables. Y en un entorno de desempleo como el que tenemos esto fomentaría la oferta de empleo de salario mínimo y a tiempo parcial, ya que sería aceptado para recibir el CSAG. Esto puede desnaturalizar el programa y disparar sus costes.

Esta idea del CSAG puede ser positiva si está acompañada por un programa de Renta Básica de inserción. Es lícito incentivar a la gente a trabajar, pero también hay que incentivar los salarios altos, no los bajos, y el empleo de alto valor añadido, no el de bajo valor.

Continuará...

1 comentario:

  1. Iba a hacer esto mismo, pero ya lo has hecho tú y mucho mejor, así que lo comparto.

    ResponderEliminar